¿Qué es la inestabilidad de rodilla?

Publicado el 20 de Julio, 2021
Inestabilidad de la rodilla – Traumatología – ejercicios – consejos

La rodilla se mantiene unida por una serie de ligamentos y estructuras que conectan los huesos del muslo a la pierna. La inestabilidad de esta articulación se origina cuando uno de sus soportes falla, impidiendo que los huesos se mantengan lo suficientemente apretados en la posición adecuada.

Compuesta de huesos, cartílagos, músculos, ligamentos y tendones, la rodilla es una articulación que une los huesos del muslo con la pierna.

Estas partes -en conjunto- permiten que se doble, estire y rote. Si alguno de estos componentes falla, la articulación se puede desalinear y provocar desequilibrio.

“En general, el paciente asocia la inestabilidad de una rodilla cuando no puede hacer lo mismo que con la otra. Esto se debe a lesiones en las estructuras estabilizadoras, como ligamentos o músculos, que generan laxitud en distintos planos, dependiendo de cuál de estos se afecta”, comenta el Dr. José Antonio Rojas, traumatólogo de cadera y rodilla de Clínica Vespucio. 

Existen diferentes grados de inestabilidad. Con una leve -por ejemplo- puede haber movimiento excesivo de la articulación en actividades cotidianas como caminar. Sin embargo, con un nivel de oscilación más avanzada, la rodilla puede doblarse o ceder.

Síntomas y tratamiento

Los síntomas de la inestabilidad de rodilla, generalmente, se notan con movimientos de torsión o de rotación. Esto puede ocurrir en actividades deportivas o cotidianas, como torcer la rodilla para entrar o salir de un auto.  

Otros síntomas que suelen experimentar las personas con algún grado de inestabilidad son dolor leve a moderado, que puede causar cojera o dificultad para caminar.

Además, se han observado casos en los que se produce un cuadro inflamatorio en la zona. Sin embargo, si no existe una lesión asociada a la rodilla, los síntomas podrían ser leves o imperceptibles. “Con el tiempo, el dolor podría empeorar y la rodilla podría volverse más inestable, provocando más daño”, agrega el especialista.

Para el Dr. Rojas, la mejor forma de paliar la inestabilidad de rodilla es tratando la causa. “Esta lesión es frecuente en deportistas y, en general, se estima que una de cada 3 mil personas que la sufre tiene, además, una rotura de ligamento cruzado anterior”, añade.

Entrenar para prevenir

Para prevenir lesiones y una eventual inestabilidad de rodilla, el traumatólogo recomienda realizar ejercicios que permitan el fortalecimiento muscular de la zona. Además, en quienes tienen antecedentes, es aconsejable la práctica de una rutina para entrenar su corporalidad y autopercepción, con el propósito de mejorar la ejecución de sus movimientos.

“Lo que más recomiendo es el fortalecimiento muscular por contracción, así damos estabilidad natural a la articulación. Lo que no funciona es el uso de rodillera u ortesis por períodos largos de actividad física”, finaliza.

Médico: Dr. José Antonio Rojas Cabrera
Especialidad: Traumatología y Ortopedia

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*
*
*
*