Mastoplastía de aumento mamario

Publicado el 4 de Noviembre, 2019
mastoplastía-cirugía-de-aumento-mamario

La mastoplastía es una operación ambulatoria y, sólo por precaución, la paciente permanecerá hospitalizada para evitar reacciones adversas a medicamentos, problemas con la coagulación o sangrado en la cirugía, retomando sus actividades normales al cabo de una o dos semanas.

Todo trabajo quirúrgico que consiste en modificar la forma de la mama, entendido esto como el aumento, disminución o corrección se conoce como mastoplastía.

Su fin es esencialmente estético, aunque hay eventos donde el médico tratante, traumatólogo preferentemente, deriva por mucho peso e hipertrofias, como dolor de espalda, contracciones musculares, dolor de hombros y de espalda baja.

Si la paciente experimenta desarrollo mamario temprano y exagerado (se dan casos a contar del inicio de la pubertad), la cirugía tiene un fin psicológico y ortopédico que debe ser acordado previamente entre el especialista y los padres de esa menor.   

El Dr. Rafael Pinto, cirujano plástico de Clínica Vespucio,explica la motivación para desarrollar una mastoplastia.

“Como abordaje, tenemos que ver cuál es la deficiencia que tiene la persona en cuanto a volumen y para eso nos basamos en criterios médicos y también en lo que está esperando o a qué volumen quiere llegar. El aumento mamario, en el gran porcentaje de los casos, lo realizamos con un implante mamario de silicona o salino en menor medida. También se utiliza grasa, pero en casos donde ese aumento es muy moderado”.

Otras motivaciones son:

  • Pechos muy pequeños para su silueta.
  • Mamas que han quedado vacías o caídas después del embarazo y la lactancia.
  • Asimetría mamaria.

Duración

El especialista de Clínica Vespucio señala que estas variables dependen exclusivamente de la calidad certificada de cada distribuidor de los implantes.

Según estas marcas, “alrededor de los 10 años es necesario un control y se recomienda cambiar el implante. La última tecnología señala que podría ser para siempre, pero esto es entre comillas”.

Muchos pacientes que llevan 14 y hasta 15 años sin experimentar molestias físicas y asisten a control, optan consensuadamente con el facultativo por mantener el implante.

Contraindicaciones

Médicamente, está contraindicada la cirugía en personas que tienen problemas de salud, pero nos referimos a una situación que no es posible definir con antelación a realizar todos los estudios correspondientes para confeccionar la historia clínica.

Algunas situaciones que impiden someterse a un procedimiento de implantes son madres en periodo de lactancia o pacientes con diabetes, aunque bien controlados también son candidatos para la cirugía.

Las personas con problemas reumatológicos pueden ser una opción, pero presentan más riesgos de rechazo o activación de su sistema inmune en relación con la enfermedad de base.

Otras patologías que podrían impedir la cirugía son:

  • Afecciones cardíacas o pulmonares.
  • Trastornos neurológicos.

“Preferimos siempre pacientes sanos para evitar cualquier problema, porque se trata de una cirugía estética, no es una situación de urgencia o estrictamente necesaria”, comenta el Dr. Pinto.

El tabaco no está aconsejado ni antes ni después de una mastoplastía, ya que la nicotina perjudica la curación y la cicatrización de las heridas. Se recomienda abstenerse de fumar seis semanas antes y seis semanas después de la operación.

Pacientes con cáncer

Se complementa con la labor que desarrolla el cirujano oncólogo, quien realiza la resección del cáncer, es decir, la extirpación total o parcial de la mama y, posteriormente, será el cirujano plástico el encargado de hacer la reconstrucción mediante colgajos o implantes. Esto, según la necesidad de la paciente.

Médico: Dr. Rafael Pinto Macedo
Especialidad: Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*
*
*
*