Fisioterapia invasiva para lesiones rebeldes

Publicado el 3 de Mayo, 2019
Fisioterapia-invasiva-para-lesiones-rebeldes

Se trata de una nueva herramienta complementaria al tratamiento kinésico. Consiste en técnicas invasivas, con apoyo ecográfico, para minimizar riesgos y mejorar la especificidad del manejo de lesiones tendinosas y musculares que previamente han tenido mala resolución.

El apoyo kinesiológico es, muchas veces, fundamental para lograr el restablecimiento de la funcionalidad del paciente y su reintegro a las actividades habituales posterior a una lesión musculoesquelética. En el último tiempo se ha avanzado mucho en la tecnología disponible para el tratamiento de este tipo de lesiones, siendo la fisioterapia invasiva una de las más recientes.

Distintas técnicas

La fisioterapia invasiva involucra varios tipos de técnicas. En Clínica Vespucio se realizan las siguientes:

  • Electrólisis percutánea musculoesquelética: busca la regeneración del tejido afectado, especialmente en tendinopatías degenerativas.
  • Punción seca eco-guiada: muy útil y efectiva para la liberación de contracturas y tratamiento de dolor miofascial.
  • Neuromodulación percutánea: busca mejorar el control motor y la activación de la musculatura necesaria para la recuperación del paciente.

Valentina Cruz, kinesióloga de Clínica Vespucio certificada en fisioterapia invasiva, explica que “la electrólisis percutánea musculoesquelética consiste en la aplicación de una corriente galvánica mediante una aguja de acupuntura (aguja sólida desechable) en la zona de la lesión. Su objetivo es activar un proceso de reparación y regeneración del tejido dañado, favoreciendo una respuesta inflamatoria controlada. Se usa frecuentemente en lesiones tendinosas y musculares con mala resolución”.

Respecto de la punción seca eco-guiada, Fernando Contzen, kinesiólogo de Clínica Vespucio certificado en fisioterapia invasiva, comenta que “el resultado es más rápido y efectivo que otros tipos de técnicas kinésicas en la liberación miofascial y el manejo de contracturas musculares. Es una técnica segura gracias al apoyo ecográfico, lo que permite además llegar de manera eficaz y efectiva a la estructura a tratar”.

Patologías tratables con fisioterapia invasiva

Algunas de las lesiones que pueden ser tratadas con fisioterapia invasiva son:

  • Tendinopatía del tendón de Aquiles
  • Tendinopatía de tendón cuadricipital
  • Cervicalgia/cervicobraquialgia
  • Lumbociática
  • Esguince de tobillo crónico
  • Fascitis plantar
  • Síndrome de dolor miofascial
  • Epicondilitis lateral y media

“Hay estudios que indican que, dependiendo de las características de la lesión, la recuperación de los pacientes al utilizar estas técnicas invasivas, más ejercicios, tarda de 4 a 5 semanas. En cambio, al usar solo ejercicios esto ocurre en aproximadamente 12 semanas”, afirman ambos profesionales.

¿Quiénes no pueden someterse a fisioterapia invasiva?

Pese a los buenos resultados, algunas personas tienen contraindicada esta técnica, por diversas razones, entre ellas:

  • Fobia a las agujas.
  • La zona a puncionar presenta linfedema (acumulación de líquido o “linfa” en los tejidos blandos del cuerpo por fallas en el funcionamiento del sistema linfático).
  • Existe inflamación o herida en la zona a tratar.
  • Embarazo en cualquiera de sus etapas.
  • Inmunosupresión.
  • Tratamiento con anticoagulantes.
  • Pacientes epilépticos o con patología vascular.
  • Quienes no puedan otorgar su consentimiento, ya sea por algún trastorno cognitivo o de comunicación.

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*
*
*
*