Salud cardíaca y factores de riesgo: ¿Cómo cuidar tu corazón?

Publicado el 13 de Agosto, 2021
Cómo cuidar el corazón – Salud cardíaca y factores de riesgo

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en Chile y en el mundo. Sin embargo, el 80% de los decesos prematuros podrían evitarse con hábitos saludables y chequeos anuales.

Durante la pandemia, producto de las cuarentenas prolongadas, muchas personas dejaron de lado sus controles médicos. Retomarlos es fundamental para evaluar patologías de base como la hipertensión, diabetes u obesidad, que son directos factores de riesgo de desarrollar una afección cardíaca.

Así lo afirma el Dr. Bruno Dighero, cardiólogo de Clínica Vespucio, quien explica que la prevención y el tratamiento oportuno de las enfermedades que afectan al corazón o a los vasos sanguíneos, puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

“En nuestro país, según datos del INE, las patologías más prevalentes son las cardiovasculares, como el infarto agudo al miocardio y el infarto cerebrovascular, que conllevan alrededor del 27% de las defunciones anuales, seguidas por los tumores malignos y las infecciones respiratorias”, advierte el especialista.

Factores de riesgo cardíaco

Según la Asociación Americana del Corazón, los principales factores de riesgo cardiovascular son:

  • Edad: Las posibilidades de sufrir un evento cardíaco aumentan después de los 65 años.
  • Sexo: En general, los hombres tienen mayor riesgo que las mujeres de sufrir un ataque al corazón.
  • Hipertensión arterial: Aumenta las posibilidades de tener un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. 
  • Diabetes: Los problemas del corazón son la principal causa de muerte entre los diabéticos, especialmente entre quienes sufren diabetes tipo II.
  • Dislipidemia: El colesterol elevado LDL (llamado colesterol malo) se acumula en las paredes de las arterias coronarias y origina la aterosclerosis, enfermedad que incrementa el riesgo de ataque al corazón.
  • Sobrepeso y obesidad: El exceso de peso puede elevar el colesterol, causar hipertensión y diabetes.
  • Tabaquismo: La adicción al tabaco eleva la frecuencia cardíaca, endurece las grandes arterias y puede provocar irregularidades en el ritmo cardíaco, incrementando el riesgo de patología cardiovascular y de enfermedad vascular periférica (de los vasos sanguíneos que irrigan los brazos y las piernas).

Sedentarismo e inactividad

Si bien los dos primeros factores de riesgo -edad y sexo- no se pueden modificar, es posible controlar todos los demás con un estilo de vida saludable y un adecuado control médico.

“La prevención hay que iniciarla con actividad física. Esta evita todas estas enfermedades en su conjunto y los eventos que pueden producir. La recomendación es ejercitarse por lo menos dos a tres veces por semana, alrededor de 150 minutos en total. También se recomienda una dieta balanceada, baja en hidratos de carbono y grasas, y rica en verduras y frutas, además de no fumar y mantener un peso adecuado”, aconseja el Dr. Dighero.

¿Cuáles son los principales tratamientos?

“En el caso del infarto agudo al miocardio, el tratamiento consiste en destapar la arteria obstruida. Una vez que esto se ha realizado, hay que reducir los factores de riesgo ya mencionados, y tratarlos para que el riesgo de que vuelva a producirse un evento de este tipo disminuya”, explica el cardiólogo de Clínica Vespucio.

Y agrega: “Todas estas patologías, a largo plazo, aumentan las posibilidades de que nos ocurra un accidente cardiovascular, es por eso que hay que detectarlas y controlarlas a tiempo, o el riesgo aumenta de forma exponencial”.

En este sentido, el Dr. Dighero es enfático: “Es importante retomar los chequeos médicos para la detección oportuna de patologías cardiovasculares y, de esta manera, ajustar los tratamientos y hacerles seguimiento”.

Médico: Dr. Bruno Dighero Eberhard
Especialidad: Cardiología

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*
*
*
*