Rehabilitación cardíaca y prevención de enfermedades al corazón

Publicado el 31 de Diciembre, 2019
Cómo prevenir enfermedades al corazón con rehabilitación cardíaca

Este programa de Clínica Vespucio está destinado a mejorar la calidad de vida de pacientes post enfermedad cardíaca. Además, busca prevenir y disminuir los factores de riesgo en personas con tendencia a desarrollar una patología cardiovascular.

La rehabilitación cardíaca es una disciplina relativamente nueva en Chile, que lentamente ha empezado a tomar más fuerza debido a su importancia. Clínica Vespucio es uno de los centros que ha implementado su propio Programa de Rehabilitación Cardíaca y Cardiometabólica, cuya coordinadora, la kinesióloga Josefa Orellana, comenta: “Es importante hacer esta rehabilitación, porque en Chile la primera causa de muerte son las enfermedades cardiovasculares. Esto, sumado al sedentarismo y a la obesidad, cada vez mayores en la población, hacen que esta terapia se vuelva necesaria para disminuir la morbimortalidad”.

Según cuenta la kinesióloga, “en un principio, su foco tenía que ver con la recuperación del tejido musculo esquelético: huesos, tendón, músculos y ligamentos, pero cada vez ha ido abarcando más áreas, debido a que nos hemos dado cuenta de que la actividad física ayuda a prevenir y tratar enfermedades. Dentro de esa premisa, aparece todo lo relacionado a las patologías del corazón”.

Rehabilitación cardíaca

Se trata de un programa de ejercicio controlado por kinesiólogos. Según explica Josefa Orellana, “se trabaja principalmente con ejercicio aeróbico, porque se ha demostrado que este tipo de actividad disminuye el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca y protege ante un reinfarto. Esta rehabilitación se emplea en pacientes que tienen alguna patología cardiovascular. En la clínica son principalmente pacientes con infarto o arritmias”.

Como primer paso, el cardiólogo debe derivar al paciente al Programa de Rehabilitación Cardíaca, en el que será evaluado para medir su capacidad física y porcentaje de riesgo de sufrir un infarto o reinfarto. Luego, se clasifica en una estratificación y, de acuerdo con eso, se establece un plan de ejercicio a su medida.

“Lo importante de este programa es que el ejercicio siempre es controlado por especialistas. Por lo tanto, ante cualquier imprevisto o desbalance en los signos vitales del paciente, está el equipo de profesionales y el acceso rápido a los cardiólogos”, comenta su coordinadora.

Esta rehabilitación tiene como foco principal que el paciente se dé cuenta de que la actividad física es fundamental en el cuidado de su patología y que se transforme en un hábito en su vida. El profesional a cargo le proveerá una pauta para seguir por su cuenta, sin riesgos. La kinesióloga comenta que, “generalmente, los cardiólogos le asignan 10 sesiones a un paciente, pero la mayoría de ellos piden quedarse más tiempo, lo que en promedio los lleva a estar dos meses asistiendo a sus sesiones”.

Entre los beneficios probados de este tipo de rehabilitación están:  disminuir el riesgo de reinfarto y aumentar la sobrevida. Además, disminuye los factores de riesgo cardiovascular, como la obesidad, diabetes mellitus, hipertensión arterial y dislipidemia, en pacientes con:

  • Infarto agudo al miocardio.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Insuficiencia valvular.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Trombosis venosa profunda.

Rehabilitación cardiometabólica

Es un programa similar al anterior, pero que trata a pacientes que si bien no han tenido enfermedad cardíaca, presentan un grado de riesgo. “Existe una estratificación cualitativa que, en base a ciertas características, define si una persona tiene más o menos probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca”, indica Josefa Orellana.

Una persona con riesgo de padecer este tipo de patología puede presentar:

  • Hipertensión
  • Colesterol alto
  • Antecedentes familiares de enfermedad cardíaca
  • Sedentarismo
  • Obesidad
  • Ser fumador
  • Resistencia a la insulina

Si la persona no tiene ninguno de estos factores, su probabilidad de sufrir alguna enfermedad cardíaca es baja, pero si presenta dos o más, aumenta el riesgo. De acuerdo con lo explicado por la kinesióloga, “existen ciertas enfermedades pulmonares, como el EPOC, o metabólicas, como la diabetes, que clasifican a un paciente en un alto riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, por lo que la rehabilitación cardiometabólica se hace más importante”.

El Programa de Rehabilitación Cardiometabólica busca disminuir cualquiera de estos factores de riesgo para que el paciente tenga menos posibilidad de desarrollar alguna enfermedad cardiovascular. Esto también se hace a través del ejercicio. Para la kinesióloga, “este programa debiese ser nacional, ya que en nuestro país se rehabilita mucho, pero se previene poco, lo que significa un costo muy alto para la salud”.

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*
*
*
*