¿Cómo manejar el fracaso y la frustración infantil?

Publicado el 4 de Abril, 2018
Clinica-Vespucio-manejo-fracaso-y-la-frustración-infantil

En una sociedad que corre de prisa y donde la inmediatez es norma, el manejo de las emociones en nuestros hijos suele ser motivo de análisis permanente. Apelar al equilibrio y sentido común como aliados de los padres, pareciera ser clave para sortear con éxito estos episodios.

 

Comencemos por definir brevemente el fracaso y la frustración en los niños. El psicólogo de Clínica Vespucio, Antonio Villalba, explica que el primer concepto “se conoce como la falta de éxito o un resultado adverso sobre una cosa que se esperaba que saliera bien. Está ligado a la frustración, que es el sentimiento negativo generado al no conseguir aquello que es pretendido. Cuando esto ocurre, se provocan reacciones emocionales de ira, enfado, tristeza y/o ansiedad, entre otras”.

Poca tolerancia vs inmediatez

El psicólogo de Clínica Vespucio señala que “uno de los factores que puede desencadenar una baja tolerancia al fracaso es la sobreprotección parental”. Esto es:

  • Los padres intentan evitar al máximo la frustración de los hijos, dando permiso a cambio de un mínimo esfuerzo o evitando que vivan situaciones de estrés.
  • En nuestra sociedad, todo debe ser rápido, hemos perdido el sentido de espera y cuando tenemos un niño que se frustra, nos cuesta tolerar su estado y buscamos la solución en breve.

Buscando equilibrios

Sobreproteger o no caer en la permisividad. Así plantea Antonio Villalba el desafío que tienen los padres para encontrar el equilibrio entre fracaso y frustración infantil.

  • Buscar consonancia entre la protección y la permisividad puede ser difícil, pero si hay algo que ayuda siempre es usar el sentido común.
  • Los hijos deben entender que, ante una dificultad, los padres pueden brindar apoyo para resolver sus problemas.
  • Se debe reforzar de forma positiva los logros de los niños, por mínimos que estos sean.
  • Los pequeños deben contar con un espacio dentro de un margen de seguridad para que puedan, por ellos mismos, descubrir sus capacidades y límites.
  • Los padres demasiado permisivos o estrictos generan más “pataletas”, las que suelen mantenerse en el tiempo.

Sugerencias

El psicólogo entrega recomendaciones para trabajar la tolerancia infantil al fracaso y la frustración.

  • Evaluar el efecto que provoca en los padres enfrentarse a estos sentimientos en sus hijos y cómo ellos mismos manejan los suyos, sabiendo que los más pequeños aprenden de los mayores.
  • Acompañar emocionalmente a los niños con cariño, manteniendo la calma.
  • Contener, apoyar y luego reforzar positivamente los logros obtenidos por los hijos.
  • Poner en marcha nuestras creencias, pensamientos, experiencias previas y una actitud positiva, es clave para superar estos episodios.

“Las frustraciones son transitorias; no podemos evitar tener fracasos o decepciones, así como también momentos de éxito y felicidad”, concluye el psicólogo.

Médico: Antonio Villalba Varo
Especialidad: Psicólogo y Neuropsicólogo

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*
*
*
*