Carolina Gallego, paciente de la Unidad de Oncología: “No me asusté, no le tengo miedo al cáncer”

Publicado el 16 de Junio, 2022
Testimonio Carolina cáncer mama

Se enteró de su enfermedad después de dos años sin haberse controlado producto de la pandemia. Pese a lo duro del diagnóstico, lo ha enfrentado con fuerza y optimismo: “Las invito a chequearse, no dejen pasar el tiempo”.

Carolina Gallego tiene 50 años, vive en La Florida y siempre se ha atendido en Clínica Vespucio. Sin embargo, durante la pandemia postergó un control ginecológico que le correspondía en marzo de 2021. “En agosto del año pasado fui a la clínica por un chequeo que tenía pendiente por una histerectomía. Ahí fue cuando el ginecólogo vio unos detalles en mi mama y empezó todo el proceso”, comenta.

En efecto, unos nódulos en su seno derecho alertaron al médico y a la paciente, por lo que le solicitó que se realizara exámenes de forma urgente. El diagnóstico fue claro: Carolina tenía un carcinoma lobulillar de mama derecha multicéntrico.

Primera causa de muerte en chilenas en edad reproductiva

La Dra. Eva García, oncóloga y médico jefe de la Unidad de Oncología de Clínica Vespucio, explica los principales síntomas de esta enfermedad: “Enrojecimiento de la piel, úlcera o retracción en el tejido o el pezón, secreción del pezón, nódulo o bulto palpable, dolor y ganglios axilares aumentados de tamaño”.

El problema es que, habitualmente, cuanto estos indicios aparecen, el cáncer ya ha ganado terreno. Por eso, a partir de los 40 años, la recomendación es que las mujeres se controlen con una mamografía y ecografía mamaria anual. Si existen factores de riesgo como antecedentes de cáncer de mama previo e historia de un familiar de primer grado con la enfermedad (hermana o madre), este chequeo debe hacerse incluso antes.

“Los exámenes permiten un diagnóstico precoz y aumentan la posibilidad de que la paciente reciba un tratamiento curativo”, indica la especialista.
No obstante, entre 2020 y 2021, debido a los confinamientos por el COVID-19, muchas mujeres dejaron de controlarse y, cuando lo hicieron, la enfermedad ya estaba avanzada. Ese fue el caso de Carolina, quien comenta: “Las invito a chequearse, no dejen pasar el tiempo. Si yo hubiese esperado más tiempo quizás no estaría contándoles mi historia”.

Por otro lado, según datos del Observatorio Global del Cáncer, en 2020 se diagnosticaron 5.331 casos nuevos y 1.674 muertes por este cáncer en Chile, superando todos los pronósticos a la fecha.

Optimismo para enfrentar un cáncer

“Carolina tiene un carcinoma lobulillar de mama derecha multicéntrico, en estadio T3, N1, luminal A, en una etapa IIIA, sin mutaciones de los BRCA. Tras la quimioterapia, los estudios de reevaluación reportaron un resultado radiológico competente sin tumor residual, es decir, a través de imágenes no se ven los nódulos cancerígenos, lo que es una respuesta muy favorable a la terapia”, asegura la Dra. Eva García, oncóloga a cargo del tratamiento de la paciente.

La terapia indicada incluyó 12 sesiones de quimioterapia, mastectomía de su seno derecho y dos sesiones de radioterapia. Y así lo supo Carolina desde el principio, quien apenas escuchó el diagnóstico tuvo una visión optimista: “No me asusté, no le tengo miedo al cáncer. Nunca le he tenido miedo”.

Es que Carolina confía plenamente en el equipo de salud de Clínica Vespucio. “Mis médicos me dicen las cosas ‘pan, pan, vino, vino’. Me preguntan: ‘¿Tienes claro que te van a sacar una pechuga, que tienes cáncer, que te puede pasar esto y esto otro?’. Nunca han suavizado la información y eso me gusta. En general, todo el equipo es un encanto.

Adoro a las chicas de Quimioterapia Ambulatoria, son muy detallistas y preocupadas de mi bienestar. También mi doctora es sensacional. Para mí la calidad humana es una de las cosas que me hace estar acá”, cuenta sonriente.

Este mes Carolina entrará a pabellón de la mano del equipo del Dr. Adolfo Cruz, cirujano de mama de Clínica Vespucio, quien le extirpará su seno derecho. “Antes de la operación pasé por seis meses de quimioterapia, ahora viene la cirugía y luego las sesiones de radioterapia. Ese es mi proceso y ahora estoy tranquila, porque las personas que me atienden me dan calma y porque estoy acompañada de toda mi familia”.

GES: Garantías Explícitas en Salud

El cáncer de mama, a causa de su alta incidencia, tiene garantizado el diagnóstico, tratamiento y seguimiento tanto en el sistema público como privado de salud chilenos. Esto debido a que es parte de las Garantías Explícitas en Salud (GES) del Minsal, que constituye un conjunto de beneficios garantizados por Ley para las personas afiliadas a Fonasa y a las Isapres. Clínica Vespucio tiene convenio con Banmédica, Nueva Masvida, Colmena y red Oncovida para el tratar esta enfermedad.

Para Carolina, la Unidad GES-CAEC de nuestra clínica ha sido clave para llevar a cabo su tratamiento de la mejor forma. “Las ejecutivas GES, Carolina y Romina, han sido un apoyo fundamental para mí. Me ayudan en todo, revisan mis documentos, me orientan sobre qué papeles debo llenar y cómo hacerlo. Me han facilitado la vida y eso se agradece”, enfatiza. “Mi angelito es la Caro, ella es la que me guía y está para mí cuando la necesito. Se ha vuelto una amiga, le cuento mis cosas, me reta, bromeamos, siento que ya es parte de mi familia”, concluye.

Médico: Dra. Eva García Terán
Especialidad: Oncología

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*
*
*
*