Carla Toro: “Escuché sobre la Clínica de Lactancia, pedí hora y fue lo mejor que me pasó en la vida”

Publicado el 26 de Julio, 2022
Testimonio Clínica de Lactancia

Madre primeriza, Carla llegó a Clínica Vespucio luego de una serie de complicaciones con el proceso de lactancia. “Al amamantar me dolía mucho, mi guagua no dejaba de llorar y yo veía que estaba más flaco. Ahí fue que me asusté”.

Sin muchas nociones de lo que sería la llegada de su primogénito al mundo, Carla Toro (35) investigó por su cuenta lo relacionado a la lactancia. Sin embargo, al momento de amamantar, todo fue distinto a lo que había leído. “No tenía idea de lo que se sufre. Mi temor siempre fue el parto, no el amamantamiento, pero uno nunca lo llega a entender hasta que lo vive”, comenta.

Según cuenta Catherine González, matrona especialista en lactancia de Clínica Vespucio, el hijo de Carla llegó con una hipoalimentación severa producto de un mal acople, lo que derivó en un trastorno de succión que dificultaba aún más la alimentación del niño. A esto se sumó que la madre fue diagnosticada de hipoplasia mamaria, por lo que su producción de leche no era la óptima.

“La parte básica del proceso de supervivencia de un neonato es la alimentación y, cuando las cosas no se están haciendo bien, la cantidad de complicaciones a las que se expone son altísimas: deshidratación, hiperbilirrubinemia, hipoalimentación, trastorno de la succión, entre otros”, asegura González.

Con estos antecedentes, la especialista le enseñó cómo lograr correctamente el acople con su hijo, ajustándose a su anatomía mamaria. A esta técnica, le sumó la indicación de amamantar en un ambiente seguro y libre de estímulos externos que pudieran afectar el correcto flujo de la leche.

Factores psicológicos en la lactancia

Una de las principales dificultades a las que Carla tuvo que enfrentarse fueron los comentarios que recibió por parte de su entorno: “Todo el mundo te dice ‘haz esto, haz esto otro’ y una colapsa. Intentan ayudar, pero realmente te perjudican, te tiran para abajo”.

La matrona de la Clínica de Lactancia destaca la importancia del entorno familiar y sus estímulos psicológicos. “Es indispensable que la madre tenga un apoyo concreto para que no se vea envuelta en un proceso estresante, de mucha ansiedad, en que las hormonas se manifiestan dentro del cuerpo y generan estados que no sean favorables para que la leche baje”, afirma.

La importancia de los especialistas en lactancia

“Todavía hay una creencia muy masiva de que el amamantamiento es solo instintivo. La verdad es que la madre necesita que alguien que sepa del tema le enseñe y la eduque sobre cómo se genera la transferencia de leche desde el pecho hacia la boca de la guagua”, agrega la profesional de Clínica Vespucio.

Al cabo de la segunda sesión en la Clínica de Lactancia, Carla notó las mejorías. Mientras el lactante evidenciaba un importante aumento de peso, la madre ya no sentía dolor al alimentarlo.

Según Carla, la experiencia fue totalmente positiva gracias a la calidad humana y profesional. “Llegué y Catherine fue un siete, tiene mucha vocación y sabe mucho. Desde la primera consulta me fui más tranquila, empecé con el plan de buen acople y lactancia mixta con el que mi hijo empezó a subir de peso y ya no lloraba tanto. Cada semana que voy teniendo sesiones, él ha ido mejorando y yo también”, concluye.

Médico: Catherine González Gatica
Especialidad: Clínica de Lactancia

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*
*
*
*