Infección por helicobacter pylori: Características y consecuencias

Publicado el 10 de Junio, 2021
Helicobacter-pylori-síntomas-infección-bacteria

Mala higiene ambiental y hacinamiento son algunos de los factores que favorecen la infección por esta bacteria, que en sus versiones más agudas produce úlceras, dolor y sangrado intestinal.

El helicobacter pylori es una bacteria con forma de hélice, que consigue “atornillarse” en la mucosa del estómago de los seres humanos para colonizarlo y, desde ahí, generar diversas afecciones estomacales, como gastritis y úlcera, entre otras patologías, además de ser considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una bacteria que favorece el cáncer gástrico.

Así lo explica la Dra. Adela Del Barrio, gastroenteróloga de Clínica Vespucio: “La helicobacter pylori es una bacteria con forma de bacilo helicoidal, que habita en el epitelio gástrico, es decir, en el estómago de los humanos. Su infección está extendida por todo el mundo, pero su distribución es bimodal. En los países desarrollados, la frecuencia de esta infección es de 20 a 35%, mientras que en los países del tercer mundo, la prevalencia es de 80 a 90%”.

“No se ha podido determinar un reservorio ambiental para este organismo, por lo que se considera que el ser humano lo es. La transmisión es de persona a persona por vía fecal-oral o gastro-oral. En Chile, la frecuencia es de 73% sin variaciones geográficas importantes, pero sí hay diferencias significativas según el nivel socioeconómico”, agrega la Dra. Del Barrio.

Síntomas 

La infección provocada por la helicobacter pylori puede pasar inadvertida por mucho tiempo. Hasta que, después de un largo período sin manifestaciones, se desarrolla una gastritis crónica endoscópica.

“Algunos pacientes evolucionan luego hacia una úlcera gastroduodenal, presentando dispepsia (dolor o malestar en la parte superior del abdomen, a menudo acompañado de distensión abdominal y náuseas), dolor abdominal episódico e hipersecreción de ácido gástrico, entre otras afecciones”, explica la especialista.

El ser humano y la helicobacter pylori generan una relación reservorio/huésped, cuya evolución, si sufre alguna alteración, puede producir distintas enfermedades e, incluso, influir en el desarrollo de cáncer. 

“Las complicaciones son inherentes al comportamiento del huésped frente a la infección. Los pacientes que desarrollan úlcera péptica experimentan dolor, sangrado digestivo, obstrucción y perforación, lo que puede requerir una solución quirúrgica”, detalla la gastroenteróloga.

Y agrega: “Quienes evolucionan a un linfoma MALT o un cáncer gástrico dispondrán de herramientas endoscópicas y quirúrgicas especializadas de diversa complejidad, acorde a las posibilidades en el momento del diagnóstico”.

Tratamiento

La forma de abordar la infección es con el uso de antibióticos. El tratamiento más usado es la terapia triple estándar, asociada a inhibidores de bomba de protones, amoxicilina y claritromicina.

También existe la terapia cuádruple, basada en subcitrato de bismuto coloidal. No obstante, cualquier método siempre debe ser recetado por un especialista, concluye la doctora. 

Médico: Dra. Adela Del Barrio Guerrero
Especialidad: Gastroenterología

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*Todos los campos son obligatorios.

Prontamente recibirás información de nuestra clínica “ debe aparecer cuando la persona envía sus datos.¡Gracias!