Controla tu tiroides y siéntete mejor

Publicado el 23 de Julio, 2017
3

En nuestro país, se estima que alrededor de 3 millones de personas padecen algún trastorno a la tiroides, una glándula que, por muy pequeña que sea, cumple una función muy importante en el organismo. 

 

Los problemas a la tiroides son un tema recurrente y, por lo mismo, es fundamental estar al tanto de cualquier anomalía que pudiese ser indicio de alguna alteración en ella. El doctor Rafael Ríos, endocrinólogo de Clínica Vespucio, explica que la principal característica de esta glándula es secretar dos hormonas: la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3), ambas con funciones similares, aunque esta última es la que está realmente activa en el organismo.

Esta pequeña glándula situada en la parte inferior del cuello, por delante de la tráquea, es también responsable de regular el índice metabólico, vale decir, asegura el correcto funcionamiento de las reacciones químicas dentro de las células del cuerpo. Asimismo, tiene incidencia en el funcionamiento de algunos órganos vitales, como el corazón, el intestino, músculos y otros.

El endocrinólogo de Clínica Vespucio señala que “es fundamental poner atención a este tipo de problemas, de lo contrario, un trastorno tiroideo podría acarrear graves consecuencias, más aún en embarazadas y adultos mayores. No obstante, si se detectan de manera precoz y se indica un tratamiento inmediato, la mayoría de los personas se mantienen saludables y pueden llevar una vida normal”.

¿Quiénes pueden sufrir este tipo de problemas?

Los problemas de tiroides son más comunes en mujeres que en hombres y el riesgo de padecerlos aumenta con la edad. “Si bien el predominio es en el segmento femenino, la aparición de un nódulo en el hombre podría aumentar la posibilidad de que dicha formación resulte maligna”, sostiene el especialista, quien además agrega que “este tipo de casos no suelen ser agresivos si se detectan a tiempo”.

Trastornos más comunes 

El endocrinólogo hace referencia a los dos problemas más habituales, por los que suelen consultar los pacientes:

  • Hipotiroidismo: Es un cuadro que se desencadena por la insuficiencia de hormonas tiroideas. Este trastorno provoca síntomas como calambres musculares, aumento de peso, fatiga constante, cabello y uñas quebradizas.
  • Hipertiroidismo: Se origina a raíz del exceso de producción y secreción de hormonas tiroideas. En este caso, el paciente puede sufrir una baja brusca de peso, ansiedad y palpitaciones.

Factores de riesgo

Los alteraciones a la tiroides se pueden originar por diversos motivos, pero principalmente por la falta de yodo en el organismo, antecedentes de cáncer de tiroides en la familia y, en ciertas personas, como consecuencia del sobrepeso y la obesidad.

El doctor Ríos explica que “también influye el hecho de padecer alguna enfermedad endocrina o del sistema inmunológico, como la artritis reumatoidea. De la misma manera, repercute en el desarrollo de este tipo de afecciones el estrés y el tabaquismo”.

Se pueden prevenir

El endocrinólogo de Clínica Vespucio advierte que es fundamental someterse a exámenes para medir los niveles hormonales de la glándula tiroidea, en los siguientes casos:

  • Cuando hay elevados niveles de colesterol o calcio
  • Si existen antecedentes familiares de diabetes o enfermedades tiroideas
  • Si tiene más de 34 años de edad y, especialmente, si es mujer
  • Si hay embarazo, ya que la hormona tiroidea es esencial para el desarrollo adecuado del feto
  • Si padece problemas de infertilidad y trastornos en la menstruación

 

Médico: Dr. Rafael Ríos Salazar
Especialidad: Endocrinología