Simpatectomía: dile adiós al sudor extremo

Publicado el 31 de Diciembre, 2019
Simpatectomia

La hiperhidrosis primaria es una enfermedad de origen desconocido, que consiste en la sudoración anormal y excesiva de manos y/o axilas principalmente, y que también puede producirse en el rostro. Si bien no se trata de una patología grave desde el punto de vista médico, representa un cuadro que ocasiona molestias a quienes lo padecen, afectando la autoestima y la calidad de vida. ¿Lo bueno? Existe una solución definitiva para este problema.

Aunque para algunos puede sonar exagerado que alguien sufra a causa de la transpiración, hay casos en que dicho problema atenta contra el desarrollo profesional e, incluso, afectivo de los que lo padecen.

“Lo fundamental es que esta enfermedad impacta negativamente a los pacientes en el plano social, les afecta la autoestima y la seguridad en sí mismos, llegando a eludir ciertas actividades sociales y profesionales por esta causa. Muchas personas que llegan a mi consulta, evitan andar de la mano o acariciar a sus parejas por el exceso de sudoración, o mojan y manchan las hojas sobre las que escriben. Algunos se deben cambiar sus camisas y poleras varias veces en el día o usar chaquetas o polerones, aún en meses de verano, para disimular la mancha axilar”, detalla el Dr. Jorge Armijo, cirujano de tórax de Clínica Vespucio.

Muchos pacientes comienzan consultando con un dermatólogo y prueban con tratamientos más externos, como el uso de antitranspirantes específicos que contienen aluminio, pero que lamentablemente, terminan irritando y manchando la piel. Por tanto, cansados de no encontrar una respuesta que los satisfaga, deciden buscar una solución definitiva.

Es aquí donde aparece la simpatectomía, una cirugía que se realiza en Chile desde el año 2002 y que mejora, considerablemente, la calidad de vida de los pacientes con hiperhidrosis.

¿En qué consiste la simpatectomía?

“Se trata de una cirugía que se realiza con anestesia general y, en la mayoría de los casos, en forma ambulatoria. Se hacen dos incisiones muy pequeñas, de 6 milímetros, en ambas regiones axilares, para luego cortar mediante un dispositivo de ultrasonido, 1 o 2 segmentos del nervio simpático, que es el responsable de la sudoración. En general, no es necesario dejar drenajes, los pacientes se alimentan a las 4 o 6 horas, y luego son dados de alta a su domicilio. La recuperación es de 3 a 4 días, en los cuales se debe evitar hacer fuerzas o ejercicios”, explica el Dr. Armijo.

Una intervención de efecto inmediato

“El paciente despierta seco, por lo que el resultado de esta operación es instantáneo. Hemos tenido experiencias muy bonitas, como la de dos pacientes que se toparon en la sala de recuperación y a las que encontramos tomadas de la mano, llorando, emocionadas porque tenían seca la piel de esa zona”, comenta el cirujano.

Riesgos y efectos secundarios

Como toda cirugía, la simpatectomía no está exenta de riesgos, pero estos son muy bajos y corresponden a los de toda intervención que se realiza en pabellón con anestesia general. Lo fundamental es que sea realizada por especialistas calificados y en centros médicos que cuenten con altos estándares y todo el equipamiento que se requiere en caso de presentarse alguna complicación durante la cirugía.

Médico: Dr. Jorge Armijo Herrera
Especialidad: Cirugía de Tórax

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*Todos los campos son obligatorios.

Prontamente recibirás información de nuestra clínica “ debe aparecer cuando la persona envía sus datos.¡Gracias!