Los efectos de trabajar de noche

Publicado el 14 de Mayo, 2018
Clinica-Vespucio-Los-efectos-de-trabajar-de-noche

Muchas tiendas y servicios funcionan las 24 horas, una llamativa oferta que le entrega flexibilidad y facilidades a algunos, pero que requiere que otros trabajen durante toda la noche y descansen de día. Este horario genera una serie de consecuencias a nivel cerebral que disminuyen la eficiencia y aumentan la irritabilidad.

 

Hospitales, supermercados, restaurantes e, incluso, peluquerías. Para que estos servicios sigan funcionando toda la noche, es necesario que algunas personas cumplan con su jornada laboral durante las horas en que el cuerpo fisiológicamente necesita dormir. “El organismo asocia la oscuridad con el sueño y la luz con la actividad, debido a la producción de la hormona llamada melatonina, que aumenta la somnolencia en relación a la menor intensidad de iluminación”, explica el neurólogo de Clínica Vespucio, Dr. Rodrigo Vega.

Así, descansar de día es considerablemente más complicado que hacerlo de noche, ya que el cerebro requiere de una serie de factores que solo ocurren en el horario nocturno. “Además de la producción de melatonina, el cuerpo baja su temperatura corporal durante las primeras horas de sueño”, asevera el especialista.

Impactos en la salud

A nivel general, los turnos de noche implican un aumento significativo del riesgo cardiovascular. El Dr. Vega aclara que una persona, al mantenerse despierta, genera una serie de consecuencias a nivel de sus funciones cerebrales superiores, lo cual:

  • Disminuye la eficiencia en tareas que requieren atención prolongada.
  • Altera el ánimo, en particular aumentando la irritabilidad.
  • Incrementa la incidencia de diabetes, obesidad y trastornos gastrointestinales.
  • Aumenta la posibilidad de sufrir accidentes en el ambiente laboral.

Recomendaciones

A pesar de estos riesgos para la salud, el trabajo nocturno es una realidad hoy en día, por lo cual muchas personas deben cumplir con estos turnos. No obstante, acostumbrarse a este horario puede implicar un período de adaptación, debido a “la programación del ciclo circadiano que, entre otros factores, comprende una diferencia en cuanto a la producción hormonal entre el día y la noche”, afirma el neurólogo.

Asimismo, no se trata solo de la cantidad de horas de sueño, también es importante la calidad. Cuando se duerme de día, el descanso no es igual de reparador que al hacerlo de noche. Por ello, el especialista entrega las siguientes recomendaciones para aquellos que deben cumplir con turnos nocturnos:

  • Evitar los trabajos de noche sobre los 35 años, cuando el cerebro ya no responde con facilidad a cambios de horarios forzados.
  • Recuperar las horas de sueño pérdidas en un lugar lo más oscuro posible, evitando la exposición repentina a la luz al salir del trabajo con anteojos oscuros.
  • Evitar trasnochar varios días seguidos.
Médico: Dr. Rodrigo Vega Neira
Especialidad: Neurología