La importancia de las vacunas para la salud de las personas

Publicado el 7 de Abril, 2017

Las vacunas son un elemento de prevención importante, especialmente en pacientes más vulnerables como recién nacidos, niños y ancianos. Así lo advierte el infectólogo de Clínica Vespucio, Dr. Leonardo Siri, quien además explica que éstas son imprescindibles para el organismo, ya que disminuyen la incidencia de anomalías, complicaciones y la mortalidad de muchas infecciones que antiguamente eran catastróficas.

Las vacunas son compuestos biológicos que se utilizan con el fin de obtener una inmunización activa (protección), ante el contacto de virus o bacterias, que podrían desencadenar una enfermedad. El infectólogo de Clínica Vespucio, explica que “su aplicación sirve para estimular la respuesta protectora del sistema inmunológico de la persona vacunada”.

Estas se dividen en dos tipos: vivas atenuadas y las inactivas o muertas. En las primeras, el producto inoculado es el propio virus; sin embargo, son las menos frecuentes. Mientras que en las segundas se inyecta el microorganismo inactivado o una parte del mismo.

El doctor Siri sostiene que “las vacunas corresponden a una de las medidas que mayor impacto ha generado a nivel sanitario, ya que anualmente salvan a aproximadamente tres millones de vidas, por lo que no existe otro método alternativo o más eficaz que pueda reemplazarlas”.

Quiénes son vulnerables
La población compuesta por niños, enfermos crónicos y adultos mayores suele ser mucho más frágil, que aquellas personas sanas de mediana edad, por lo que existe más fácil contraer enfermedades tanto virales, como bacterianas, e incluso aumenta la posibilidad de desarrollar formas más graves de las mismas.

Al respecto, el especialista explica que existe un “efecto rebaño”, que se basa en que mientras más población esté vacunada, la posibilidad de que el contagio circule en el ambiente es menor. Sin embargo, el riesgo de contraer una enfermedad nunca llega a cero, por lo que un paciente no vacunado pudiera contraer patologías que se consideran erradicadas en nuestro país.

Efectos secundarios
De acuerdo al doctor Siri, los riesgos siempre son inferiores a los beneficios, porque los efectos posteriores a recibir una vacuna, en la mayoría de los casos, suelen ser localizados, leves y de corta duración. En cambio, no ocurre lo mismo con una enfermedad o infección que, si no se trata a tiempo, podría provocar serios problemas e incluso la muerte.

“Si bien es cierto que existen efectos secundarios, estos desaparecen solo con el paso de los días. En sí, las vacunas en Chile son bastante seguras, ya que cuentan con todas las normativas, tanto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), como del mismo Ministerio de Salud”, puntualiza.

Recomendaciones posteriores a la vacuna
El infectólogo entrega algunas advertencias en caso de sentir malestar, una vez inyectada la vacuna.
 Es posible sentir dolor, hinchazón y enrojecimiento en la zona. Dado que es una reacción frecuente y pasajera, se recomienda aplicar una compresa fría en el área afectada.
 Si el dolor persiste y presenta un poco de fiebre, puede tomar un analgésico, como paracetamol.
 Si es susceptible a desmayos, siéntese o recuéstese por unos minutos después de la vacuna. Comuníquele al médico si está mareado, tiene cambios en la visión o silbido en los oídos.
 Preste atención a cualquier signo que le preocupe, como una reacción alérgica severa, fiebre muy alta, o cambios de comportamiento. De ser así, acuda inmediatamente a un centro asistencial.