Controlar las alergias de primavera es importante

Publicado el 6 de Septiembre, 2017
alergias_sep

En la actualidad existen un sinnúmero de alteraciones a causa de la ingesta de comidas, el uso de ciertos medicamentos y, más aún, por la polinización de pastos, malezas y árboles. Esta última genera bastantes complicaciones e incomodidad en quienes padecen alergias. Es fundamental tomar precauciones y mantener un tratamiento adecuado para evitar una reacción severa, que podría poner en riesgo la vida de la persona.

 

Las alergias, por lo general, son reacciones del sistema inmune en respuesta a una sustancia externa, que es inofensiva para la mayoría de las personas. Por dicho motivo, el cuerpo experimenta síntomas que varían desde molestias leves hasta llegar a producir severas complicaciones. “En la mayoría de los casos, el paciente puede presentar inflamación de las membranas mucosas de la nariz (rinitis alérgica), manchas rojas en la piel (urticaria) y asma, entre otras”, explica el profesional.

Las alergias primaverales no se pueden prevenir, debido a factores que dependen de la predisposición genética de cada persona; no obstante, pueden mantenerse controladas previo al periodo de mayor circulación de alérgenos. El Dr. Javier Cerda, broncopulmonar de Clínica Vespucio, explica que para minimizar este problema “se deben tomar algunas precauciones a nivel ambiental y complementar con medicamentos prescritos por un especialista, ya que cada persona posee condiciones y síntomas diferentes, por lo que automedicarse podría generar reacciones adversas en el paciente”.

Quiénes son más propensos
Generalmente suelen aparecer en la niñez y adolescencia, pero pueden surgir en cualquier momento de la vida tanto en hombres como en mujeres, aunque no las hayan padecido antes. “Se trata de una patología que puede heredarse, de hecho, se estima que si ambos progenitores presentan esta condición, la posibilidad de cada hijo de desarrollar alergias es de un 60%, y de 30% si solo uno de los padres es alérgico”, asegura el especialista.

El doctor Cerda asegura que, debido a la inflamación de las mucosas, por lo general las personas suelen sentir algunos síntomas como:

  • Picazón nasal, del paladar y ojos
  • Congestión nasal y estornudos
  • Lagrimeo y molestias con la luz
  • Enrojecimiento de la piel
  • Opresión torácica
  • Cansancio después de hacer ejercicio moderado

Tratamiento para aplacar las molestias
En casos leves, se inicia el tratamiento con antihistamínicos y, en moderados a severos se agrega un corticoide nasal o inhalador. El especialista de Clínica Vespucio sostiene que “otra solución es la cirugía de los cornetes nasales para liberar la obstrucción, porque achica estas estructuras que pueden adquirir mucho volumen en la entrada de las fosas nasales”. La inmunoterapia también es una buena alternativa para aquellos pacientes que fracasaron con la terapia farmacológica y que tienen un número limitado de alérgenos involucrados en su alergia.

¿Qué ocurre si no se tratan?
El broncopulmonar enfatiza en la importancia de controlar las alergias para prevenir problemas que pueden poner en riesgo la vida de la persona. Una de las manifestaciones más graves de esta condición, es el shock anafiláctico, el cual se puede desencadenar casi inmediatamente después de tomar contacto con un alérgeno en los casos más severos. Este episodio, puede provocar la sensación de escalofríos, sudor, palidez y dificultad para respirar, lo que puede venir acompañado de una baja de la presión arterial, diarrea con sangre y crisis de asma; por lo que en estos casos es esencial trasladar de urgencia al paciente.

 Medidas preventivas
  • Evite la exposición al polen, polvo o ambientes cerrados con presencia de animales.
  • No haga ejercicios intensos en época de polinización.
  • Limpie con frecuencia todas las habitaciones de la casa, poniendo énfasis en los lugares donde pueda acumularse polvo.
  • Sacuda la ropa antes de usarla.
  • Use lentes de sol al salir, para evitar así la exposición de los ojos.
  • Evite salir a caminar en la mañana, ya que es el momento en que hay más liberación de pólenes.

Médico: Dr. Javier Cerda

Especialidad: Broncopulmonar