Cómo abordar un ataque de epilepsia

Publicado el 16 de Abril, 2018
Clinica-Vespucio-Cómo-abordar-un-ataque-de-epilepsia-

Esta es una enfermedad neurológica caracterizada por crisis breves, autolimitadas y repetidas en el tiempo, producidas por una alteración en el funcionamiento de algunas neuronas cerebrales.

 

La Dra. Evelyn Benavides, neuróloga subespecialista en epilepsia de Clínica Vespucio, explica que existen dos tipos: las refractarias, que corresponden a una minoría de los casos, poseen una baja respuesta a los medicamentos y requieren otros tratamientos asociados; y las no refractarias, que son la mayoría, y cuya principal característica es que, generalmente, tienen muy buen pronóstico.

Causas

El origen de esta patología se debe a causas variadas:

  • Alteraciones genéticas
  • Tumores e infartos cerebrales
  • Traumatismos encefalocraneanos
  • Infecciones del sistema nervioso central

Atención a las señales

El síntoma por excelencia, y que define a la enfermedad, es la crisis epiléptica. Otras manifestaciones son:

  • Mareos y dificultad para hablar
  • Sensación de desconexión con el entorno
  • Convulsiones y rigidez muscular

¿Cómo diagnosticarla?

La evaluación es clínica y se certifica por los síntomas que describe el paciente y la información que, eventualmente, aporten los testigos de las crisis, si es que los hay. También existen exámenes que apoyan el diagnóstico, como la resonancia magnética cerebral o el electroencefalograma.

¿Crisis o ataque?

La Dra. Benavides diferencia en ambos casos:

  • Un ataque (crisis convulsiva) es un evento en el que la persona pierde la conciencia; en esta situación, hay que evitar que se golpee, quitarle lentes, corbata y no introducir nada dentro de su boca.
  • Una crisis no convulsiva es un episodio donde se puede perder el conocimiento por un período de segundos y solo es necesario acompañar al paciente.

Tratamiento

La principal terapia para controlar la epilepsia es la administración de medicamentos que disminuyen el riesgo de un evento de este tipo. También es importante el autocuidado, evitando la falta de sueño y el consumo de alcohol. Además, existen otras formas de tratamiento para algunos grupos de pacientes, como la cirugía de epilepsia o el uso de dispositivos para reducir el peligro de un ataque o crisis.

Importante: es preciso que se presenten dos o más crisis epilépticas para que se diagnostique la patología, ya que se puede tener un episodio sin que necesariamente se padezca la enfermedad. Esto depende también del resultado de los exámenes que se realicen en caso de una sola crisis. Si hay un episodio sugerente de crisis convulsiva o desconexiones del medio, lo ideal es consultar a un neurólogo para evaluar si es posible que corresponda a una epilepsia o a otras enfermedades que pueden manifestarse de forma similar.

Médico: Dra. Evelyn Benavides Simón
Especialidad: Neurología