Aprende a disminuir el trastorno del sueño posterior a las vacaciones

Publicado el 3 de Febrero, 2017

Se terminan las vacaciones y la llegada de marzo está a punto de concretarse, por lo que es habitual que la persona sufra algunas complicaciones que se producen al retomar la rutina, como el insomnio y la hispersomnia. La neuróloga de Clínica Vespucio, Dra. Evelyn Benavides, nos entrega una serie de recomendaciones para que esta etapa sea menos compleja y advierte que este periodo tarda unos días e incluso podría afectar las relaciones personales y laborales.

El fin del verano llega para todos y con ello la vuelta a la rutina laboral en el caso de los adultos y escolar para niños y adolescentes. Sin embargo, el cambio brusco de rutina suele afectar a grandes y chicos. En muchas ocasiones ocurre que tras el regreso de las vacaciones, es muy común que las personas puedan sufrir el denominado estrés o síndrome post-vacacional.

La neuróloga de Clínica Vespucio explica que “este proceso implica volver a re adaptarse a las obligaciones cotidianas posterior al período de descanso, lo que podría desencadenar complicaciones a nivel físico, como emocional”. Es por esto que la especialista advierte en la importancia de que los niños duerman entre 8 y 10 horas diarias, los adolescentes no menos de 9 horas y los adultos, alrededor de 6 a 7 horas.

Por qué cuesta retomar las actividades

La profesional explica que esta situación se produce porque durante las vacaciones, los niños y los adultos suelen modificar sus hábitos. “Es habitual que en estas fechas las personas se acuesten más tarde de lo que acostumbran, ingieran alimentos en horarios diferentes y compartan más tiempo con la familia y amigos, lo que podría desencadenar una serie de conductas anómalas al momento de retomar la rutina, como por ejemplo, dificultad para concentrarse, aletargamiento, falta de sueño y apetito”, sostiene la Dra. Benavides.

Otro aspecto que también afecta es el uso exagerado de la tecnología. Los aparatos electrónicos impactan negativamente en la salud de las personas, ya que emiten ondas electromagnéticas que a mediano y largo plazo podrían ocasionar desde problemas auditivos, hasta un cáncer. Por esta razón, la especialista precisa que “es importante sacar del dormitorio la televisión, el celular y el computador. No se debe consumir bebidas cola, energéticas ni café en la noche. Lo ideal es hacer actividades relajantes en la habitación, como por ejemplo leer y escuchar música suave”.

Estrés a la hora de dormir

El periodo adaptativo posterior a las vacaciones, involucra entre otras cosas, la reducción de horas de sueño, por lo que es vital ajustar los horarios de descanso para evitar episodios de somnolencia e irritabilidad durante la jornada laboral o escolar.

La neuróloga de Clínica Vespucio, Dra. Evelyn Benavides, explica que también podría ocurrir que la persona disminuya las horas destinadas al sueño, incluso más allá de lo requerido, debido al aumento de actividades y tareas propias de esta época del año.
“Es esencial ajustar de manera paulatina el horario de levantarse y acostarse, más aún con los niños que son los que suelen modificar abruptamente los horarios en vacaciones. Asimismo, es de gran importancia mantener hábitos saludables y regulares tanto en el sueño, alimentación, horas de trabajo y ejercicio”, advierte la doctora Evelyn Benavides.

Recomendaciones para no quedarse dormido

La especialista de Clínica Vespucio, entrega varios consejos para evitar la somnolencia al momento de retomar las actividades:

• No regreses de tus vacaciones el día anterior al inicio de las obligaciones laborales o académicas. Tómate, al menos, un par de días para retomar tus rutinas y ordenar los enseres y recuerdos traídos de las vacaciones.
• Fija una hora para dormir, incluso durante los fines de semana
• Antes de acostarte, establece una rutina que sea relajante, como un baño de tina o leer un libro.
• Una buena opción para conciliar el sueño es un ambiente limpio, con poca luz y confortable.
• Procura retirar televisión y los videojuegos del dormitorio. Asimismo, no olvides desenchufar todos los aparatos electrónicos, que puedan interferir en un buen descanso.
• En la cena, evita consumir grasas, dulces, refrescos y alimentos con cafeína como el chocolate.

Médico: Dra. Evelyn Benavides Simón
Especialidad: Neurología