Alimentación saludable a pesar del frío

Publicado el 30 de Abril, 2019
Cómo mantener una alimentación saludable a pesar del frío

Días más cortos, bajas temperaturas y disminución de actividades al aire libre invitan a un mayor consumo de alimentos altos en calorías y grasas, lo que podría provocar un aumento de peso. Descubre aquí cómo aprovechar los nutrientes en otoño-invierno, sin excederte. 

 

Sopaipillas, calzones rotos, queques y chocolates son parte de los alimentos que consumimos más durante los meses fríos. La elección de estos productos cálidos, altos en calorías, grasas y azúcar simple, se asocia a factores propios de la estación, como las bajas temperaturas y la menor exposición a la luz natural. Sin embargo, su consumo prolongado podría provocar un aumento de peso. 

Según la nutricionista de Clínica Vespucio, María Francisca López, este incremento “depende mucho de cada persona; su sexo, nivel de actividad física, edad y si padece alguna enfermedad crónica, pero, por lo general, se podría llegar a aumentar desde 500 gramos hasta 1 kilo por mes”.

La importancia de las frutas y las verduras

La nutricionista asegura que se deben evitar las frituras, ya que su aporte nutricional es bajo, además de ser altas en grasas. En reemplazo, sugiere privilegiar las frutas y verduras, estas últimas consumidas en preparaciones calientes como guisos, tortillas y sopas.

“En general, el consumo de frutas y verduras disminuye durante el invierno, ya que las personas las reemplazan por masas azucaradas y galletas. Sin embargo, se debe mantener su ingesta, ya que refuerzan nuestro sistema inmune, contienen fibra que ayuda a la reducción del colesterol, y aportan múltiples vitaminas y nutrientes que favorecen el normal funcionamiento del organismo”, señala. Además, indica que es recomendable comer, al menos una vez por semana, legumbres y pescados, y productos ricos en grasas de origen vegetal, como nueces, almendras, castañas, aceitunas y palta.

Consumo de agua

Independiente de la estación del año, el consumo de agua siempre es fundamental. Lo recomendado es beber dos litros diarios por persona, los que se pueden distribuir en infusiones de agua con hierbas naturales como perejil, cilantro, menta, o esencias naturales como vainilla y canela, entre otras. “No se debe considerar como parte del consumo, la ingesta de bebidas calientes como té o café. Adicional a éstas, debemos ingerir los dos litros de agua”, concluye la nutricionista María Francisca López.

Atención con estos tips

• Los pescados y mariscos contienen un alto aporte de Zinc, mineral esencial para fortalecer las células del sistema inmune.
• Los productos que contienen probióticos ayudan, entre otras cosas, a la prevención de resfriados y gripes y a la disminución de sus síntomas.
• Los cereales, como la avena, el trigo y el arroz, nos permiten nivelar la cantidad de vitamina B6, la que ayuda a restaurar el funcionamiento del sistema inmune.
• Los cítricos, como el kiwi, pomelo, naranja y limón, fortalecen el sistema inmune.
• Se debe realizar, por lo menos tres veces a la semana y durante 30 minutos, algún tipo de actividad física.
• Es importante consumir cuatro comidas al día, sin saltarse ninguna y  tomarse el tiempo necesario para comer varias veces durante la jornada. Si pasan más de cuatro horas entre comidas, hay que comer una colación.



Médico: María Francisca López Leyton
Especialidad: Nutrición Adulto

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*Todos los campos son obligatorios.

Prontamente recibirás información de nuestra clínica “ debe aparecer cuando la persona envía sus datos.¡Gracias!