¿Cómo enfrentar la deshidratación?

Publicado el 8 de Octubre, 2018
Clinica-Vespucio-Deshidratacion

La infección del tracto gastrointestinal es la principal causa de deshidratación. En cuanto sucede, la ingesta de líquidos debe ser mayor a la pérdida en pacientes que sufren vómitos y/o diarrea, fraccionando 5 ml cada 5 minutos y, progresivamente, aumentando la cantidad.

 

La deshidratación se produce cuando la cantidad de líquido que sale del cuerpo por transpiración, orina y, en casos de enfermedades, por vómitos y/o diarrea, es mayor a la que la persona consume.

El Dr. Daniel Gambarrotti, jefe del Servicio de Pediatría de Clínica Vespucio, explica que los niños, “mientras más pequeños, tienen más facilidad para deshidratarse, debido a que cuentan con menos reserva de líquidos”. La población de la tercera edad y pacientes diabéticos también tienen mayor riesgo de sufrir deshidratación.

Categorización y síntomas

Existen distintos grados de deshidratación, categorizados en leve, moderada y grave. En el caso de los adultos, las señales son: sensación de mareo, cansancio, desmayo, piel seca, sed y orinar con menor frecuencia que lo normal.

En el caso de los niños, explica el especialista de Clínica Vespucio, “se debe observar su aspecto, reactividad a los estímulos habituales, que sus mucosas estén húmedas y que tengan el llanto con lágrimas y diuresis adecuada”.

Los casos más severos que no reciben atención pueden tener consecuencias fatales. “Afortunadamente, en Chile la deshidratación no es una causa importante de mortalidad, sobre todo infantil. Sin embargo, la pobre ingesta de líquidos durante una enfermedad puede provocar hipoglicemia, alteraciones de electrolitos, afecciones cardíacas, falla renal u otras complicaciones”, enumera el Dr. Gambarrotti.

¿Cuánto líquido en promedio debe consumir un niño y un adulto para evitar deshidratarse?

A lo primero que apunta el facultativo de Clínica Vespucio es a considerar que la alimentación de un niño es principalmente líquida. “Entonces, después del año de vida y hasta los 10, lo ideal es que beba entre 4 y 6 vasos al día. En general, para menores y adultos es importante crear el hábito de tomar agua en las comidas y en los meses de mayor temperatura, según la exposición a actividades deportivas o al calor”, sin esperar hasta sentir sed.

¿Cómo enfrentar un episodio de deshidratación?

Básicamente, reponiendo líquidos y electrolitos con glucosa, dependiendo de la edad, la gravedad y la causa. En casos más complejos, el Dr. Gambarrotti señala que “deben administrarse fluidos intravenosos o por sonda nasogástrica” en un servicio de salud.

Recomendaciones

  • Evitar la exposición al sol entre las 12 y las 17 horas.
  • Ingerir líquidos mientras se realiza actividad física o se está expuesto a situaciones de mucho calor.
  • Usar bloqueador solar y sombreros adecuados.