Reserva de horas - mesa central 2 2470 7000

Día Mundial contra la Hepatitis: Los niños y adolescentes son los principales afectados por esta enfermedad

Array

En el mundo hay más de 300 millones de personas que padecen una infección crónica causada por algún tipo de hepatitis y por ello es importante abordar a tiempo esta enfermedad para evitar complicaciones. La infectóloga de Clínica Vespucio, Dra. Paulina Donato, se refiere a las causas de la Hepatitis tipo A, factores de riesgo, síntomas y cómo se trata.

El próximo 28 de julio se conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis y de acuerdo a los últimos datos otorgados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la estrategia planteada de aquí a 2030 está enfocada en dos objetivos: someter a pruebas de detección y tratar el mayor porcentaje de casos de personas infectadas con hepatitis virales, especialmente B y C, por tratarse de una amenaza para la salud pública.

Esta enfermedad ha aumentado considerablemente en los últimos años y por las complicaciones que podría ocasionar, es necesario prevenir y poner atención a algunas señales de alerta. La doctora Paulina Donato, infectóloga de Clínica Vespucio, explica que “en nuestro país, con mayor frecuencia se ven afectados los niños y adolescentes entre 5 y 14 años. Sin embargo, la infección puede ocurrir a cualquier edad, por lo que es necesario que todas las personas cumplan con las medidas de prevención”.

¿Qué es la Hepatitis A y cuáles son sus síntomas?

Al respecto la especialista explica que, esta enfermedad corresponde a una infección del hígado producida por el virus de la hepatitis A. Sobre los síntomas, la infectóloga explica que, inicialmente la persona suele presentar inapetencia, decaimiento, náuseas, fiebre y dolor abdominal, localizado principalmente en el lado derecho superior del abdomen. En otras ocasiones, “puede observarse orina oscura y deposiciones claras. También puede aparecer una coloración amarillenta de las escleras (parte blanca del ojo) y piel (ictericia), dolores articulares y manchas rojizas en la piel”, asegura la profesional.

Factores de riesgo

La profesional de Clínica Vespucio asegura que, la enfermedad se transmite por la vía fecal-oral, es decir, principalmente por consumo de agua o alimentos contaminados con deposiciones de las personas enfermas; por lo que, una higiene deficiente al preparar o consumir alimentos, es un factor de riesgo importante. También, se puede transmitir persona a persona, por contacto estrecho con alguien enfermo, sexo anal-oral y, otros casos menos frecuentes, es a través de transfusiones o por uso de drogas endovenosas.

Prevención

Si bien, es una enfermedad sin complicaciones ni secuelas, existe un pequeño riesgo de hepatitis fulminante que se da en menos del 1% de los casos en que ocurre una falla brusca y severa de la función del hígado y que puede llevar a la muerte sin mediar un trasplante de hígado oportuno.

La especialista recomienda prevenir, ya sea a través de condiciones de higiene adecuadas, hábitos apropiados de alimentación o mediante la vacuna. Esta es última, es optativa y de financiamiento particular. La infectóloga de Clínica Vespucio, explica que “se puede colocar desde el año de vida y se administran dos dosis en un período de seis meses y otorga protección de por vida en más de un 95% de los casos, por lo que no requiere revacunación”.

Tratamiento

La Dra. Paulina Donato de Clínica Vespucio, puntualiza que “no existe tratamiento específico para esta enfermedad, se debe esperar la evolución natural”. Habitualmente se indica reposo y régimen liviano mientras duran los síntomas.

Algunos consejos:

 Se recomienda consumir siempre agua potable o envasada.
 El lavado de vegetales y frutas debe ser con agua potable corriente.
 Siempre se debe lavar las manos: antes de preparar y consumir alimentos, luego de ir al baño, posterior a haber tenido relaciones sexuales o tras cambiar pañales o asear deposiciones de adultos o niños.
 Consuma alimentos en sitios donde se pueda asegurar un manejo de higiene adecuado.
 Consuma carnes, pescados y mariscos bien cocidos.
 Se recomienda vacunar principalmente a niños mayores de un año y adolescentes.