Virus Respiratorio Sincicial: la prevención es lo más importante

Publicado el 31 de Mayo, 2019
Clinica-Vespucio-Virus-respiratorio-sincicial

Año a año, el Ministerio de Salud (Minsal) promueve campañas con la finalidad de fomentar las prácticas preventivas y de autocuidado familiar, para disminuir la transmisión de enfermedades respiratorias y detectar precozmente síntomas de gravedad que requieran consulta inmediata.

El mayor riesgo de contagio del Virus Respiratorio Sincicial (VRS) es en lugares hacinados, como supermercados o centros comerciales, jardines infantiles u hogares con muchos hermanos. Además, se debe evitar la contaminación intradomiciliaria (tabaco, parafina o leña) y ventilar los espacios cerrados.

  • Es importante evitar el contacto directo con personas infectadas.
  •  Es fundamental el lavado frecuente de manos con agua y jabón.
  • La mayor cantidad de consultas por brote del VRS se registra habitualmente durante varias semanas del otoño e invierno.
  • En 2018, el pick de circulación se presentó en la semana 28 y 29.

Síntomas y población en riesgo

La Dra. Evelyn Núñez, pediatra de Clínica Vespucio, explica que “la máxima morbilidad y gravedad del virus se registra en los niños menores de 2 años, especialmente pequeños con antecedentes de prematuridad y enfermedades congénitas, y menores de 6 meses con factores de riesgo social”.

El VRS es un patógeno capaz de causar bronquiolitis, neumonías y muerte en la población de riesgo señalada.

En los niños menores de un año, el primer contagio suele producir infecciones graves de las vías aéreas inferiores. Lo importante es estar atento a los siguientes síntomas del lactante para realizar una consulta oportuna a su pediatra.

  • Tos y dificultad para respirar o alimentarse con retracción costal, cianosis (color azul) en sus labios.
  • Cuadro de fiebre sobre 38° en forma continua, mayor a tres días sin respuesta a antipiréticos (paracetamol – Ibuprofeno).

Contagio

El Virus Respiratorio Sincicial puede sobrevivir hasta 7 horas en superficies no porosas, por lo que es importante mantener limpios y desinfectados los objetos que utilizan a menudo los niños (por ejemplo, los juguetes). La especialista agrega que “el virus también ingresa a través de las secreciones nasofaríngeas de los individuos infectados, por contacto directo o mediante las gotas de saliva (toser, estornudar o hablar)”.

Sin tratamiento a la fecha

Actualmente, no existe tratamiento para la infección por VRS y solo hay estudios desarrollados por científicos de la Universidad Católica que apuntan a encontrar una vacuna. La Dra. Núñez señala que “solo se cuenta con un medicamento inyectable que contiene anticuerpos específicos y que se administra en prematuros con displasia broncopulmonar para prevenir el contagio en esta población de alto riesgo”.

Newsletter

Suscríbete y entérate sobre beneficios, campañas y tendencias en salud.

*Todos los campos son obligatorios.

Gracias, ya eres parte de nuestro Newsletter.