La importancia de crear hábitos de estudio en los niños

Publicado el 8 de Octubre, 2019
2

Los hábitos de estudio promueven el desarrollo cognitivo, así como la capacidad de aprender con menor dificultad nuevos contenidos y mejorar el rendimiento académico. Además, con el tiempo, los niños desarrollan más seguridad en relación con sus capacidades.

Hoy en día, las tecnologías y distracciones a las que están sometidos los niños hacen que para muchos padres sea una tarea francamente titánica lograr que sus hijos tengan un buen rendimiento escolar y que desarrollen el gusto por el estudio.

“No obstante, si trabajamos con ellos desde pequeños la adquisición de hábitos de estudio, a futuro tendremos niños con menores dificultades para aprender, mayor capacidad de concentración y comprensión, y con mejores habilidades sociales y autoconfianza”. Así lo indica la psicopedagoga de Clínica Vespucio, Paloma Vilches.

Los especialistas coinciden en que es bueno comenzar con esta actividad a temprana edad, desarrollando una rutina que idealmente se aplique todos los días, estableciendo para ello un horario fijo. A largo plazo, los beneficios de inculcar un hábito de estudio en los niños permitirán que ellos tengan espacios de dispersión, los que son muy importantes y que pueden verse reflejados en la convivencia familiar.

Como indica la psicopedagoga, “esto significa que el pequeño tendrá espacio para compartir con sus padres, podrá disfrutar de salidas y momentos recreativos en los que puede desarrollar su creatividad a través del juego, por ejemplo, además de desarrollar sus habilidades sociales, que son fundamentales fuera del ámbito del estudio. Y por otra parte, esta rutina facilitará la mejora del rendimiento académico”.

El compromiso de los padres es clave

Primero que todo, hay que destacar que las prácticas de estudio se pueden implementar en cualquier momento de la vida, por lo que los padres pueden comenzar a establecer costumbres en etapas en que los niños aún no comienzan su educación formal o cuando empiezan la enseñanza básica, media e, incluso, en la universidad. 

Lo importante es que los padres apoyen esta tarea tratando de inculcar en sus hijos el ser organizados con sus tiempos. Para Paloma Vilches, “en niños pequeños es bueno, por ejemplo, llevar un calendario con una serie de actividades donde puedan visualizar concretamente cuáles son las actividades que deben llevar a cabo en el día a día. Siempre se puede innovar en ese sentido y los padres tienen la opción de incorporar al calendario de sus hijos imágenes u objetos didácticos que permitan al niño ir marcando las tareas que va realizando”.

En el caso de adolescentes o estudiantes en etapa universitaria, es recomendable fomentar el estudio en función de sus intereses personales y la motivación con que ellos cuentan para llevar a cabo este tipo de actividades.

En cualquiera de los casos, la rutina de estudio es algo que se debe planificar en base al tiempo disponible, dejando el fin de semana para que ellos cuenten con el debido tiempo libre para descansar de las tareas y actividades que los mantienen conectados de lunes a viernes con todo el proceso escolar.

También se debe considerar un lugar que cuente con los materiales necesarios para llevar a cabo su tiempo de estudio. Además, es recomendable evitar todo tipo de distractores durante su rutina, como la televisión, juguetes o smartphones. La psicopedagoga indica que lo ideal es “comenzar fomentando aquellos temas o tareas que son de interés para el niño o que le resultan más fáciles de realizar porque tiene más habilidades para ello. A partir de esta motivación básica, se puede comenzar a instaurar un real hábito de estudio. Después, de manera intermedia, uno puede escoger alguna asignatura que sea más compleja para el menor, para luego volver a algo más sencillo, de manera que la rutina no sea algo complejo ni tedioso desde el inicio”.

Los padres deben considerar, además, que existan pequeños intermedios o recreos en la jornada de estudio para dar espacio al descanso y a que el niño, niña o adolescente pueda tomar agua, comer o simplemente despejarse unos minutos para luego retomar.

Lo fundamental es dar a los niños las herramientas y apoyo necesario para que el estudio resulte una práctica positiva y una instancia que les permita desarrollar importantes habilidades intelectuales y sociales.

Tips fundamentales para apoyar a nuestros hijos:

  • Determina un lugar y momento del día para el estudio.
  • Permite que tengan libre los fines de semana.
  • Utiliza un calendario.
  • Proporciona los materiales necesarios para estudiar.
  • Evita los distractores.
  • Realiza connotaciones positivas que permitan aumentar la confianza y alcance de logros académicos.
  • Promueve una revisión diaria de las tareas y/o actividades de clase con el propósito de recordar los temas tratados y evitar el olvido.
  • Divide el tiempo entre varias actividades para disminuir el cansancio y/o fatiga que pueda generar.    
  • Brinda autonomía ante algunas tareas que logre realizar con facilidad.
Médico: Paloma Vilches Urrutia
Especialidad: Psicopedagogía

Newsletter

Suscríbete y entérate sobre beneficios, campañas y tendencias en salud.

*Todos los campos son obligatorios.

Gracias, ya eres parte de nuestro Newsletter.