Aprenda a escoger el calzado escolar adecuado

Publicado el 2 de Febrero, 2016

Falta poco para que comiencen las clases y con ello la preocupación de los padres por elegir los zapatos que más se acomoden a las necesidades de sus hijos. Según el traumatólogo infantil de Clínica Vespucio, Dr. Jorge Olivares, los adultos deben considerar la actividad para la que serán usados y poner énfasis en la comodidad por sobre el precio y la moda.

Encontrar uniformes y útiles escolares son el principal desafío de los padres antes de que comience marzo. En este contexto, uno de los elementos más importantes a considerar es el calzado escolar, dado que si no se escoge el adecuado, se pueden generar dolores e incluso lesiones.

Según el traumatólogo infantil de Clínica Vespucio, Dr. Jorge Olivares, el calzado debe ser firme y resistente, con una parte trasera que contenga bien el talón. Además, tienen que ser anchos adelante para que el pie quede bien apoyado. En cuanto al material, indica, el cuero tiene más durabilidad que el sintético y facilita la respiración del pie.

“El calzado debe ser cómodo. Es importante que el niño se lo pruebe y camine en la tienda para ver si se ajusta bien a su pie”, señala el especialista, quien explica que lo ideal es que el día en que se realice la compra, el menor haya realizado varias actividades para que así su pie esté más hinchado. Esto ayudará a elegir los zapatos en condiciones más similares a las de su uso diario.

Características del calzado en las que se debe poner atención

  • Debe ser firme y resistente, con una parte trasera que contenga bien al talón.
  • Tienen que ser anchos en la parte delantera para que el pie quede bien apoyado.
  • El material debe ser un aspecto primordial a considerar, dado que el zapato debe resistir todo el año. En este sentido, el cuero es más durable y evita la formación de hongos y bacterias, además de reducir la posibilidad de lesiones por ser más resistente. El calzado sintético a veces favorece la aparición de callosidades o mal olor en el pie.
  • Con respecto a la suela, es aconsejable que sea de un material adherente al piso (goma); la zona del empeine y los costados deben ser más blandos y el talón más duro.
  • No son aconsejables los zapatos con taco más alto, ya que favorecen las torceduras del tobillo.
  • Los orificios por donde pasan los cordones tienen que ser metálicos para evitar que se rompan al ajustar el zapato.

El tamaño del zapato

El especialista de Clínica Vespucio asegura que la mayoría de las veces los padres compran un número más grande porque saben que no tienen reposición de calzado durante el año, además del hecho de que el menor va creciendo gradualmente un número durante ese período. “No es aconsejable que éste quede muy suelto porque puede favorecer caídas, pero es muy entendible la posición de los padres. El tema se soluciona en invierno con un calcetín más grueso”, explica el profesional, quien agrega que el zapato debe ser cambiado cuando quede chico. “El pie tolera mejor un zapato un poco más grande que un zapato que quede muy ajustado”, concluye.

Médico: Dr. Jorge Olivares Mardones
Especialidad: Traumatología y Ortopedia