Trastornos del neurodesarrollo: ¿Qué son y cuántos tipos existen?

Publicado el 14 de Octubre, 2019
img_blog

La psicopedagogía identifica cinco y entre los más comunes se encuentran el Trastorno por Déficit Atencional e Hiperactividad, más conocido como TDAH, y la Dificultad Específica del Aprendizaje (DEA). Estas patologías pueden ser detectadas tras la evaluación de un psicopedagogo.

Un trastorno del neurodesarrollo o trastorno del desarrollo neurológico es el conjunto de dificultades cognitivas que afectan la maduración neurológica normal de los niños y niñas a distintos niveles, generando, por ejemplo, alteraciones o retrasos en el aprendizaje y en el crecimiento de habilidades del tipo motor, comunicacionales y sociales.

En relación con las causas, Cecilia Martínez, psicopedagoga de Clínica Vespucio, indica que “estos trastornos se deben principalmente a un desarrollo no neurotípico del cerebro del niño (es decir, por debajo de la media) o a la presencia de lesiones o alteraciones en su maduración, y se originan a partir de la primera infancia o durante su proceso de desarrollo vital”.

Además, estos trastornos producen dificultades de intensidad variable en los procesos de adaptación y participación social y/o en la realización de actividades básicas para la supervivencia. La especialista agrega que “la actividad del menor se ve limitada o alterada respecto a lo que vemos habitualmente en niños con la misma edad y condiciones”.

¿Cuántos tipos de trastorno del neurodesarrollo existen?

La psicopedagogía identifica 5 diferentes tipos de trastorno, los que pueden ser detectados a muy temprana edad en los niños (preescolares) y tener un carácter permanente o transitorio.

  • Trastornos de la comunicación: se define como la dificultad de un individuo para comunicarse adecuadamente a pesar de tener las capacidades para hacerlo de acuerdo con lo esperado a su edad. Dentro de este tipo encontramos subcategorías, como el trastorno de la expresión, de la comprensión, fonológico o la incapacidad de producir correctamente los sonidos de las palabras; además del trastorno pragmático de la comunicación, más conocido como tartamudez, y el trastorno de la fluidez del habla de inicio en la infancia. Este puede ser identificado fácilmente por los padres en los primeros años de vida de sus hijos.
  • Discapacidad intelectual: se caracteriza por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa expresada en habilidades sociales, conductuales y prácticas. La conducta adaptativa es la capacidad con que el niño o joven realiza las actividades de independencia personal y responsabilidad esperadas para su edad.  Para Cecilia Martínez, “esta discapacidad implica un retraso global del desarrollo y se diagnostica principalmente en niños menores de 5 años debido a que no cumplen con los hitos de su desarrollo, como la motricidad fina o el inicio del lenguaje. A modo general, requiere apoyo permanente dependiendo de su grado, el que puede ir desde leve a profundo”.
  • Trastorno de espectro autista (TEA): según explica la psicopedagoga, “esta condición se compone por un conjunto de diferentes trastornos del desarrollo, que suelen ser crónicos y que van desde un grado leve a grave. El autismo, el síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado, son parte del TEA”. Se caracterizan por dificultades en la comunicación e interacción interpersonal, patrones de comportamiento e intereses repetitivos, además de problemas para captar y expresar sentimientos, entre otros aspectos. El tipo de trastorno más conocido dentro del espectro autista es el Asperger.
  • Dificultad específica del aprendizaje (DEA): en este caso, el niño, niña o joven manifiesta dificultades en la adquisición de habilidades académicas, como la escritura, lectura o matemáticas. “Estas dificultades están por encima de lo esperable para alguien de la edad y la capacidad intelectual del niño o joven, lo que lo lleva a tener problemas principalmente en su etapa escolar”, indica la especialista de Clínica Vespucio.
  • Trastorno de déficit atencional e hiperactividad (TDAH): este es uno de los trastornos más conocidos y comunes en nuestro país, y en el que se observa la presenciade síntomas típicos de inatención, como la dificultad para mantener la atención, tendencia a cometer errores por esta falta de concentración, problemas para terminar tareas asignadas, así como también pérdida y olvido de objetos.

Este trastorno puede ir acompañado, además, de hiperactividad, que, para la psicopedagoga de Clínica Vespucio, “se trata del cuadro más consultado en la actualidad y que conlleva una inquietud motora constante en los niños, como hablar en forma excesiva, dificultad para mantenerse sentado y esperar su turno para hablar, por ejemplo. Este cuadro, generalmente, es advertido por los profesores cuando el niño ya ingresó a la etapa escolar”.

Médico: Cecilia Martínez Ferrer
Especialidad: Psicopedagogía

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*Todos los campos son obligatorios.

Prontamente recibirás información de nuestra clínica “ debe aparecer cuando la persona envía sus datos.¡Gracias!