¿Qué es la rehabilitación musculoesquelética y para qué sirve?

Publicado el 13 de Octubre, 2020
Rehabilitacion-musculoesqueletica-Kinesiologia_Clinica-Vespucio

Este tipo de terapia mejora la capacidad funcional de pacientes con patologías óseas, articulares o musculares, aliviando sus síntomas y contribuyendo a recuperar el bienestar general.

Desgarros musculares, esguinces o lumbagos son algunas de las lesiones habituales que generan dolor y que muchas veces requieren del manejo kinésico. A juicio de Cristián González, kinesiólogo de Clínica Vespucio, los programas de rehabilitación musculoesquelética son muy útiles y recomendables en este sentido. “Estos permiten recuperar, en forma adecuada e integral, las funcionalidades propias del ser humano,
como la movilidad, la capacidad laboral y, por ende, ayudan a mejorar la calidad de vida del paciente”, explica.

¿Qué patologías se pueden tratar?

Este tipo de rehabilitación se utiliza con frecuencia para recuperar:

  • Tendinopatías (por ejemplo, del tendón de Aquiles o del manguito rotador en el hombro).
  • Contusiones, esguinces y distensiones musculares.
  • Dislocaciones articulares y fracturas.
  • Dolor de espalda, escoliosis, lumbagos y ciáticas.
  • Lesiones por osteoporosis, artritis o artrosis.
  • Molestias por estrés repetitivo, como tendinitis o síndrome de túnel carpiano.
  • Movilidad post amputaciones o reemplazo articular (prótesis).

El kinesiólogo advierte que, aunque no existen contraindicaciones para iniciar el tratamiento, siempre se requiere del diagnóstico previo e indicación médica.

Técnicas de tratamiento

Con el fin de recuperar la zona dañada, disminuir la molestia, relajar el tejido y prepararlo para otros procedimientos, habitualmente se utiliza:

  • Terapia manual: Son técnicas manuales específicas para el manejo del dolor y otros síntomas de disfunción neuromusculoesquelética de la columna vertebral y de las extremidades. Pueden aplicarse con apoyo instrumental o de forma complementaria con el uso de electroterapia, radiación infrarroja, ultratermia de onda corta, ultrasonido, analgesia transcutánea, estimulación eléctrica y láser de alta potencia, entre otras. “Estas técnicas tienen como principal objetivo recuperar el movimiento cuando las articulaciones presentan una restricción en el mismo. También buscan aliviar el dolor articular, muscular y, de forma inmediata -junto con
    otros métodos- mejorar la funcionalidad del individuo”, aclara el profesional.
  • Actividad física terapéutica: Consiste en la ejecución de distintos ejercicios guiados y supervisados por el kinesiólogo, con el fin de promover la recuperación corporal y funcional del paciente, según corresponda a su condición y/o patología.

Rehabilitación a la medida

El kinesiólogo Cristián González comenta que la duración de cada terapia dependerá de la edad del paciente, la gravedad de su lesión, la región o segmento corporal afectado y las características propias de la patología a tratar. “En general, el tiempo de tratamiento promedio de un programa de rehabilitación musculoesquelética es aproximadamente 3 meses y cada sesión dura de 45 minutos a una hora”, dice. 

El equipo a cargo de la rehabilitación está formado por traumatólogos, kinesiólogos, terapeutas ocupacionales, psicólogos y preparadores físicos. “Cada uno en su área aporta al objetivo. En el Servicio de Kinesiología de Clínica Vespucio estamos capacitados para atender todas las alteraciones musculoesqueléticas, con procedimientos avanzados que incluyen el uso de ondas de choque en casos de dolor agudo y crónico, y la fisioterapia invasiva, que se realiza con apoyo ecográfico y que nos permite tratar lesiones tendinosas y musculares rebeldes que previamente han tenido mala resolución”, puntualiza el kinesiólogo.

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*Todos los campos son obligatorios.

Prontamente recibirás información de nuestra clínica “ debe aparecer cuando la persona envía sus datos.¡Gracias!