Lesiones de hombro: el manguito rotador

Publicado el 6 de Febrero, 2019
clinica-vespucio-lesiones-hombro

Generalmente, los síntomas se inician con molestias localizadas en la parte superior y cara lateral del brazo, aunque usualmente no sobrepasan el codo. Estos dolores empeoran cuando realizamos movimientos de abducción y rotaciones.

El hombro es la articulación con más rangos de movilidad del cuerpo humano y es el sostén de las actividades de la extremidad superior. Eso nos permite la realización de múltiples funciones del quehacer diario, como vestirnos, asearnos, trabajar o realizar actividad física. Al sufrir dolor de hombro, muchas veces se comienzan a hacer movimientos compensatorios que sobrecargan otras articulaciones, provocando dolores secundarios en distintas áreas.

Una de las lesiones más comunes del hombro es, precisamente, la patología del manguito rotador. El Dr. Gonzalo Kameid, traumatólogo de Clínica Vespucio especialista en hombro y codo, detalla que “el manguito rotador es el conjunto de tendones que estabilizan de manera directa la articulación del hombro. Para mantener los altos rangos de movilidad se requiere que haya estructuras dinámicas capaces de centrar la articulación en su posición de trabajo. Como patología degenerativa o asociada a descoordinación muscular, se comienza a producir un pellizcamiento en la región subacromial (zona donde se unen el manguito rotador y el acromion), que es el causante del dolor”.

Prevención

En general, la patología del manguito rotador puede ser en parte prevenible con buena postura y control de la posición escapular mediante ejercitación, por ejemplo. También se debe evitar el trabajo repetitivo sobre el nivel de los hombros.

Sin embargo, el especialista de Clínica Vespucio sostiene que “cuando ya hay rotura de alguno de los tendones (habitualmente de tipo degenerativo), el manejo apunta a evitar la alteración de la musculatura estabilizadora del hombro”.

Tratamiento

El Dr. Kameid aclara que el manejo de la patología del manguito rotador dependerá del tipo de lesión específica, intensidad de los síntomas y el grupo etario del paciente. Esto se consigue mediante:

  • Reentrenamiento de la dinámica normal del hombro y la escápula; cuya evolución es muy lenta.
  • Cirugía que busca reparar, vía artroscópica, la zona dañada.
  • La utilización de prótesis de hombro de tipo reversa, es decir, la instalación de un implante a través de cirugía, conocida como artroplastia.  

“El tratamiento bien indicado y ejecutado tiene una alta tasa de recuperabilidad. Sin embargo, la expectativa debe ser evaluada caso a caso, dada la variabilidad de lesiones incluidas”, dice el facultativo.

Médico: Dr. Gonzalo Kameid Zapata
Especialidad: Traumatología y Ortopedia