Fimosis en niños: qué es y cómo se trata

Publicado el 21 de Febrero, 2020
Fimosis_BLOG

La gran mayoría de los niños recién nacidos presenta esta condición, que consiste en la estrechez del prepucio, la cual suele corregirse espontáneamente con el tiempo. Los especialistas aconsejan no intervenir en este proceso natural, ya que se podrían producir heridas o complicaciones mayores.

La fimosis es un cuadro muy habitual en los niños y, en términos prácticos, se define como la incapacidad de descapullar el pene, es decir, correr el prepucio hacia atrás y que se vea el glande completo. Según explica el Dr. Carlos Acevedo, cirujano infantil de Clínica Vespucio, “se supone que todos los niños al nacer tienen un grado de fimosis, llamada fimosis fisiológica, la que dura hasta los 4 años aproximadamente. Entre el 60% y 70% de los niños se descapulla solo”.

En caso de no ocurrir, algunos especialistas recomiendan el uso de hormonas o de crema con corticoides, lo que según el Dr. Acevedo, solo funciona de forma parcial y temporal. Asimismo, se sugiere realizar masajes o ejercicios, lo que puede ser contraproducente, ya que, usualmente, genera complicaciones en el pene del menor.

“Al realizar estas maniobras en niños muy pequeños, se puede producir una parafimosis, que es cuando el prepucio se queda detrás de la cabeza del pene (glande) y no puede volver a su posición normal. Si no se logra la reducción, el menor deberá ser sometido a una operación de urgencia ”, enfatiza el cirujano infantil.

Tratamiento

Cuando la fimosis persiste a los 4 años, sin presentar ningún grado de mejoría, se debe consultar con un cirujano infantil para evaluar la posibilidad de circuncidar al niño. En caso de observarse una mejora cumplida esa edad, se podría esperar hasta los 6 años.

“La circuncisión es el procedimiento más utilizado hoy en día para corregir esta condición y consiste en una cirugía electiva, programada y ambulatoria, mediante la cual se corta y extirpa la piel del pene a nivel de la estrechez, quedando con la posibilidad de descapullar”, detalla el Dr. Acevedo.

Las suturas de la piel se hacen con hilo absorbible que tarda dos semanas aproximadamente en desaparecer y, una vez realizada la intervención, el niño suele ser dado de alta el mismo día.

La recuperación es rápida y a la semana el menor está en condiciones de retomar su vida normal. Solo debe evitar hacer ejercicio, correr, saltar y bañarse en piscinas hasta que ya la zona se encuentre cicatrizada.

Si bien se trata de una operación bastante segura, las complicaciones que se podrían presentar “son equivalentes a las de cualquier cirugía, como sangramiento, infecciones, restenosis y cicatrices”, comenta el profesional.

¿Por qué operar?

Si bien la fimosis no presenta sintomatología en los niños, en ocasiones, el pequeño puede padecer dolor o dificultad al orinar debido al estrechamiento de la piel. Sumado a esto, se dificulta la higiene, lo que podría ocasionar irritación local, infecciones urinarias repetitivas y balanitis, que es la inflamación del prepucio y del glande del pene.

En la etapa adulta, en tanto, además de todos estos posibles problemas, se suman relaciones sexuales dolorosas y riesgo de sufrir parafimosis.

La circuncisión es parte de las 9 cirugías ambulatorias que Clínica Vespucio ofrece para ti, a un precio conocido y controlado, y con las que podrás regresar a casa en menos de 24 horas.

Médico: Dr. Carlos Acevedo Espinosa
Especialidad: Cirugía Pediátrica

¡Estemos en contacto!

Si quieres recibir nuestro newsletter mensual, información de campañas o contenido importante para tu atención, déjanos tus datos aquí.

*Todos los campos son obligatorios.

Prontamente recibirás información de nuestra clínica “ debe aparecer cuando la persona envía sus datos.¡Gracias!