Clinica Vespucio

21/08/2014
Volver al inicioVolver al inicio Contáctenos Mapa del sitio FAQ

Conozca las enfermedades con mayor tasa de mortalidad pasados los 60 años

Fecha: 24-10-2012


Patologías cardiovasculares y cerebrovasculares ocupan el 27% del total de fallecimientos, siendo la primera causa de muerte en nuestro país. Tras ellas, el cáncer registra un 25% de los decesos y luego, los problemas de tipo respiratorio, que afectan al 11% de la población.

Con el paso de los años, nuestro cuerpo no responde como antes y es necesario tener en cuenta que llegada la tercera edad, existen variadas enfermedades capaces de provocarnos problemas graves a la salud e incluso, la muerte.
Para profundizar en las características de las patologías que concitan mayor riesgo, y en el cómo cuidarse, el geriatra de Clínica Vespucio Dr. Cristián Mercado, señala sus particularidades y comenta la manera de prevenirlas.

Cómo detectar y prevenir los problemas del sistema circulatorio:
Dentro de las enfermedades que provocan una mayor causa de muerte en la población sobre 60 años de edad, se encuentran las de tipo cardiovascular (corazón) y cerebrovascular (ambas del sistema circulatorio). Pero estas enfermedades suelen aparecer con la presencia de enfermedades crónicas (de larga duración). “Entre estas se encuentran hipertensión, tabaquismo, diabetes mellitus, exceso de colesterol en la sangre  y/o obesidad”, detalla el especialista.

Los principales síntomas de padecer alguno de estos problemas son, “presentar dolor o molestias en el pecho, irradiado al brazo, hombro, mandíbula o espalda en el sector izquierdo. También se puede generar la pérdida repentina de fuerza en brazos, piernas y cara, entre otras”, aclara.

Según el Dr. Mercado, algunos de los métodos para prevenir este tipo de patologías son “la realización de actividad física de manera regular, consumir una dieta rica en frutas y verduras, evitando el exceso de grasas, azúcares y sal, mantener un peso corporal adecuado y evitar el consumo de tabaco y alcohol”, asegura.  Lo más eficiente y demostrado hasta la fecha para un envejecimiento activo/saludable es ejercicio y nutrición.

Evalúe con su médico en caso de cáncer:
Otro de de los tipos de enfermedades más mortales para este grupo de edad, es el cáncer, siendo los más frecuentes, el gástrico, de vesícula biliar, hematológico y colon, comenta. Conforme el sexo, en la mujer se produce el cáncer de mama y en el hombre, el cáncer de próstata. “El cáncer de piel es frecuente en ambos sexos”, añade.
A mayor edad, mayor probabilidad de tener cáncer. Otros factores de riesgo son el tabaquismo (cigarro), exposición a luz solar excesiva y otros agentes tóxicos ambientales y en la alimentación. “Molestias inespecíficas o una baja de peso involuntaria pueden orientar a la posibilidad de padecerlo”, dice.
En el caso de los cánceres, el médico debe evaluar las condiciones y calidad de vida de cada paciente, “ya que mediante una cirugía o una quimioterapia muchas veces se enfrenta un riesgo alto, por lo que es necesario contrastar los beneficios y el riesgo para decidir el inicio de un tratamiento”, comenta.
La temida neumonía:

Por último y dentro del grupo de enfermedades más riesgosas, se encuentra la neumonía. “Se trata de una inflamación de los pulmones que puede ser causada por virus, bacterias u otros organismos, lo que genera una baja en los niveles de oxígeno en el cuerpo”, explica.

Esta enfermedad es más grave en pacientes de avanzada edad debido a la disminución de sus defensas. “Éstos pueden comprometer su vida producto de complicaciones como una baja de  presión arterial, sepsis generalizada o una insuficiencia cardiaca o renal”, destaca el geriatra de Clínica Vespucio.

Los síntomas de una neumonía consideran tos, malestar o sensación de debilidad, flema de color verde o amarilla, dolor costal, fiebre, falta de aire y escalofríos, entre otros.
Dependiendo del tipo de neumonía, estas deben tratarse con antivirales, antibióticos y “según las condiciones de cada paciente, su tratamiento puede requerir hospitalización en casos más complejos”, apunta.

En el caso de la neumonía, algunos modos de prevención son a través de “la aplicación de vacunas como la antineumocócica, la vacuna contra la influenza, el lavado de manos, la higiene dental, -debido a que muchas infecciones de neumonía comienzan por dientes infectados- y el desarrollo de hábitos saludables como la actividad física y la buena alimentación para mejorar el sistema inmunológico”, puntualiza.