Clinica Vespucio

20/09/2014
Volver al inicioVolver al inicio Contáctenos Mapa del sitio FAQ

¿Cómo desconectarse en vacaciones?

Fecha: 17-01-2011

Se acercan las ansiadas vacaciones y todos piensan en dejar de trabajar y descansar mucho, pero está comprobado que eso no es siempre así. Especialmente en los cargos de mayor responsabilidad a las personas les cuesta mucho delegar y la opción es estar siempre conectados, ya sea a través del celular o Internet. Otras personas, incluso lo hacen por hábito o adicción, llegando a manifestar síntomas de abstinencia si tienen que prescindir de la tecnología o la conectividad. Pero ¿son realmente reponedoras unas vacaciones sin desconectarse?, ¿cómo lograr la desconexión?, ¿cuánto tiempo se necesita para un real descanso?

La sicóloga de Clínica Vespucio, Jessica Piña, señala: “Hay estudios que demuestran que las personas necesitamos entre 5 a 7 días para asumir que estamos de vacaciones y empezar realmente a descansar, por lo que lo ideal es no tomarse menos de 15 a 20 días de vacaciones. El problema –agrega- es que estamos tan acostumbrados a la tecnología y la conectividad que ya la ponemos por sobre el contacto cara a cara, es común ver gente que no deja de hablar por teléfono, sin aprovechar el tiempo para compartir con la persona que tiene al frente. Además, el exceso de conectividad hace que no cultivemos el don de la paciencia. Queremos respuestas rápidas y las buscamos con llamados telefónicos, mensajes de texto, e-mails, etc., ya no es como antes que había que esperar que la persona llegara a la casa o que alguien le diera un recado, ahora nadie está dispuesto a esperar y eso se refleja, por ejemplo, en los niños, que demuestran menor tolerancia a la frustración, precisamente por no tener paciencia”.

Es necesario –señala la especialista- aprender a poner límites, pero no sólo a los niños, porque también es importante dar el ejemplo y autoimponerse algunas conductas saludables:

1. Preparar las vacaciones de manera que quien reemplace no se vea en la necesidad de estar llamando para saber qué hacer.

2. Desconectarse de la tecnología, dejar de revisar el e-mail todos los días y no pasar pegado al celular para resolver temas de trabajo o enterarse de lo que está pasando.

3. Si no somos capaces de desconectarnos bruscamente, imponernos algunos límites. Ej.: “Esta semana me conectaré sólo 3 veces a revisar mi correo, la próxima sólo una y la siguiente ninguna”.

4. En caso que detectemos que no podemos hacerlo, siempre es recomendable consultar un especialista que nos ayude a encontrar los motivos y buscar soluciones.

Desconectarse es importante para nuestra salud, un descanso real nos ayudará a controlar el estrés del año, por eso, es necesario tomar las medidas del caso y disfrutar de nuestras vacaciones sin preocuparnos del trabajo o la rutina.