Dormir menos en la tercera edad

Publicado el 8 de Noviembre, 2018
Clinica-Vespucio-dormir-menos

Con el paso de los años, los problemas de sueño en hombres y mujeres son mucho más frecuentes. Sin embargo, cantidad no es sinónimo de calidad, por lo tanto, siempre será mejor el sueño reparador de pocas horas que dormir más y despertar cansado.

 

¿Por qué a medida que se envejece el patrón de sueño se modifica y la dificultad para dormir es mayor? El Dr. Roberto Concha, geriatra de Clínica Vespucio, comenta que “el origen no es claro, pero sí existen varias creencias, siendo la más aceptada aquella que dice que los adultos mayores gastan menos energía durante el día, lo que condiciona que necesiten menos tiempo de descanso nocturno”.

El facultativo aporta otro dato relevante. “No se trata de cantidad de horas, sino de descanso logrado. Puede ser normal dormir aproximadamente entre 4 y 6 horas si el sueño es reparador y permite realizar las actividades habituales durante el día, sin cansancio ni sueño diurno. Los estudios establecen como suficiente, incluso, 30 minutos en fase profunda de sueño para conseguir un descanso reparador. Es el típico ejemplo de la siesta de pocos minutos”, precisa.

Mala calidad del sueño

Independiente de si el adulto mayor duerme mucho o poco, hablando de cantidad de horas, una mala calidad del sueño condiciona “el cansancio, la falta de energía, un estado de desánimo e, incluso, cambios de personalidad, como el mal carácter o la agresividad en casos específicos”.

El desorden en el horario del sueño se asocia, además, a una serie de problemas tanto de alimentación (al modificarse los horarios) como a trastornos de convivencia si el adulto mayor vive acompañado de su familia, por ejemplo.

Consejos

El Dr. Concha señala que es importante saber qué condiciona la mala calidad del sueño y cita algunos malos hábitos como: ver televisión hasta altas horas de la noche, comer después de las 20 horas, estados de ansiedad prolongados y las preocupaciones habituales de la edad, entre otras variables.

Por lo mismo, el especialista sugiere:

  • Respetar el horario de descanso y acostarse siempre a la misma hora.
  • Suspender el estímulo de la TV al menos 1 hora antes de dormir.
  • Ingerir el último alimento, como máximo, 3 horas antes de dormir.

Otras recomendaciones

Para mantener la buena higiene del sueño, es fundamental:

  • Levantarse todas las mañanas a la misma hora (incluso fines de semana, feriados o en período de vacaciones.
  • No dormir durante el día (siesta).
  • Realizar actividad física, por ejemplo, pasear, caminar a paso rápido, bicicleta estática, nadar o bailar.
  • Dar un paseo al final de la tarde (esto aplica a todas las edades).
  • Evitar el consumo de bebidas estimulantes.
  • Evitar la ingesta de alcohol en la noche.
  • No beber líquidos en abundancia en la noche para evitar la necesidad de micciones que cortan el ciclo del sueño.
  • No fumar antes de acostarse.
  • Antes de dormir, tomar un baño, escuchar música suave, leer siempre con luz suave y establecer este tipo de actividades como rutinas.